Diario Sur

Malaga CF

El Unicaja impone su defensa para ganar al Murcia (88-76)

fotogalería

Una jugada del encuentro de esta tarde. / Álvaro Cabrera

  • El conjunto malagueño recupera sensaciones en el último partido de la primera vuelta en la Liga ACB

El Unicaja cerró la primera vuelta de la Liga ACB con una clara victoria ante el UCAM Murcia (88-76). El marcador no reflejó la diferencia que se vio entre los dos equipos, especialmente tras el descanso, cuando el conjunto cajista rompió el partido gracias a su gran defensa, que fue su mejor arma hoy. El conjunto visitante acusó la baja de Faverani, fichado por el Barcelona, y esto permitió, por ejemplo que Musli se fuese hasta los 19 puntos.

El arranque del partido respondió al guión habitual del Unicaja, insistiendo más en los lanzamientos de tres que de dos. Como no le entraron los triples y su defensa carecía de la intensidad necesaria, no tardó en verse por detrás en el marcador, de hecho nunca fue por delante en el primer cuarto. A los cinco minutos perdía 5-10 y su juego era un tostón, haciendo méritos para que apareciesen los primeros murmullos en la grada del Carpena. Con la entrada de Musli, cambió la orientación del juego, pues el Unicaja comenzó a buscar al serbio para tratar de explotar las carencias interiores del Murcia, ya sin Faverani fichado por el Barcelona. A Musli le costó entrar en juego, pero cuando lo hizo fue la mejor arma local, pues anotó siete puntos seguidos y empató el partido a 15 al final del primer cuarto.

El equipo malagueño mejoró su defensa en el segundo cuarto y eso le permitió jugar más alegre y lanzar algún contragolpe. El primer estirón lo lideró Díez, con un par de buenas canastas (22-17), aprovechando la ausencia de Campazzo y los problemas del Murcia apara anotar por dentro, que logró reponerse y empatar. Luego llegó un parcial de 7-0 (29-22) y Quintana tuvo que parar el partido. La orden fue clara, castigar desde el perímetro y ahí los murcianos sí que tienen gente con peligro. Principalmente Baron, que a estas alturas del partido ya sumaba 13 puntos. Un triple suyo puso al Murcia por delante (29-30). A pesar de esto, la mentalidad del Unicaja en defensa había cambiado (para mejor), y eso le permitió llegar al descanso por delante, aunque sin lograr fracturar el partido (35-30).

La puesta en escena del Unicaja tras el paso por los vestuarios fue lo que cambió el choque. El conjunto de Plaza mostró mucha más actividad en las dos partes del campo. Al Murcia cada vez le costaba más anotar y fue incapaz de contener la energía que generaba Nedovic. El serbio anotó y asistió para cambiar el ritmo del duelo. A los cinco minutos de la reanudación el Unicaja ya ganaba 48-37 con Musli minimizando al argentino Delía y con Wacynzki castigando desde la línea de tres. Este equilibrio tantas veces añorado en el juego del Unicaja le permitió escaparse hasta el 63-40. El cuarto se cerró con 66-48 y el choque ya decidido. El conjunto malagueño comprobaba que si defiende, algo que ha hecho contadas veces esta temporada, podrá ser competitivo. El último cuarto fue un añadido, sin que la victoria corriese peligro ya para el Unicaja, pese a que se relajó en exceso en los últimos cinco minutos.