Diario Sur
Malaga CF

Una oportunidad para redimirse para el Unicaja

Plaza sostiene un balón durante un partido
Plaza sostiene un balón durante un partido / Ñito Salas
  • El equipo de Plaza cierra la primera vuelta ante el UCAM Murcia obligado a limpiar la imagen que ofreció en Sevilla

En enero de 2015, en esta misma jornada, el Unicaja lograba por primera vez el título de campeón de invierno. Cerró como líder la primera vuelta de la Liga y emergía como alternativa a los grandes para pelear por los títulos. De aquello ya no queda casi nada en el conjunto malagueño, de hecho sólo el entrenador y un jugador, Carlos Suárez. Aquella inercia positiva desapareció del mismo modo que se desmontó aquel plantel, y el equipo que hoy recibe al UCAM Murcia (18.30 horas, Movistar +Deportes 1, dial 55) anda inmerso en la irregularidad en la Liga Endesa.

De hecho afronta el partido con la necesidad de limpiar la pobre imagen que mostró el domingo en Sevilla ante el Betis, donde firmó un partido calamitoso mostrando todas sus carencias y, además, dando un berrinche enorme a los cientos de aficionados que se desplazaron para presenciar el partido. En la Eurocup tuvo un partido cómodo ante el Cedevita, pero hoy el UCAM Murcia, aun sin contar con Faverani, le exigirá mucho más.

Es la tercera vez que se encuentran los dos equipos y el Unicaja ya está avisado. En la Eurocup perdió en su visita al pabellón murciano, y en Málaga sólo fue capaz de ganar después de una prórroga. A pesar de la baja del brasileño, que ultima su fichaje por el Barcelona, el UCAM tiene en sus filas a uno de los jugadores más peligrosos y en forma de la Liga, el argentino Campazzo. La gran baza para frenarlo es Alberto Díaz, convertido en jugador clave en un equipo muy descompensado.

La intensidad defensiva del canterano contagió a sus compañeros ante el Cedevita, y hoy será preciso otro esfuerzo colectivo para no quedar a merced de si entran o no los triples, pues el lapidario 7/37 en lanzamientos de tres ante el Betis está todavía demasiado reciente.

Será clave ver en qué estado se encuentra Musli. El serbio volvió a jugar en la Eurocup, aunque lejos de su mejor forma. El pívot ha demostrado que le cuesta recuperar el tono físico después de cada lesión o dolencia, y la ausencia de un reemplazo de garantías (Ndiaye) está pasando factura al equipo y al equilibrio en el juego. La victoria no alterará el puesto en la clasificación, por lo que ganar hoy ya cuenta para el ‘play-off’ de junio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate