Malaga CF

Omic llega hoy, y N’Diaye aguanta

N’Diaye salta con Delía al comienzo del partido.
N’Diaye salta con Delía al comienzo del partido. / Álvaro Cabrera
  • El Efes confirma la cesión al Unicaja del pívot esloveno, y el Unicaja esperará hasta jugar contra el Valencia para desprenderse del senegalés

A las nueve y media de la mañana de ayer, dos horas más en Estambul, el Efes confirmaba la cesión de Alen Omic al Unicaja hcasta elk final de la temporada. Se cerraba de este modo la llegada del pívot esloveno de 24 años y 2,16 metros que llega para tapar el agujero que el club malagueño tiene en la posición de ‘cinco’ desde la contratación del senegalés N’Diaye.

Omic es el tercer jugador que el Unicaja ficha para hacer pareja con Musli desde que comenzó la temporada, pues el primero fue Mbakwe, cortado por sus problemas de rodilla. Luego llegó el error de N’Diaye, y ahora el club rectifica con un hombre joven todavía, pero contrastado.

Resulta llamativo que el Unicaja se refuerce con Omic, del que el cuerpo técnico recabó informes el pasado verano con vistas a su contratación, unos informes que no fueron del agrado de Plaza. Sin embargo, la deriva del Unicaja y los evidentes problemas en el juego interior, han obligado al entrenador a rectificar para evitar que el equipo se descomponga a mitad de temporada, como ocurrió la campaña anterior.

Al margen de esos informes del Unicaja, es evidente que estamos ante un jugador mucho más sólido. Su rendimiento en el Gran Canaria a las órdenes de Aíto fue sobresaliente, con 12 puntos y 7 rebotes por partido. Él quería jugar más, también aspirar a más, de ahí su salto al Efes en verano, previo pago por parte del conjunto turco de 250.000 euros. Antes se coló en el quinteto ideal de la Eurocup, confirmando así su nivel en competiciones internacionales.

Omic es un jugador con buen pase, según apuntan desde el Gran Canaria, y capacidad para jugar de espaldas al aro. La campaña anterior, Oliver y Pangos lo surtían constantemente de balones, así que bien hará el Unicaja en explotar sus cualidades.

El esloveno, aunque nacido en bosnia, ocupará el puesto de N’Diaye, que dejará el Unicaja esta semana previsiblemente tras jugar contra el Valencia. Sería absurdo que el equipo afrontase el partido Musli y Okouo pudiendo alinear también a N’Diaye. El club tenía pactada la rescisión de su contrato, si bien parece que puede haber surgido un equipo, casi con toda seguridad extranjero, que hará más viable su salida. A unas malas se quedará entrenando, aunque esto parece poco probable. El senegalés le puso ganas, pero sus fundamentos son escasos. Su contratación se puede calificar como una de las peores gestiones del club, pues no hay que peder de vista que fue petición expresa del cuerpo técnico y se le estuvo esperando un mes para llegar con la temporada empezada.

El refuerzo de Omic también tiene otra lectura. Musli, un jugador de gran calidad y talento, ha confirmado las dudas sobre su solidez física. Su gran comienzo de temporada ha dado paso a una etapa gris, con dos contratiempos físicos de los que ha tardado en recuperarse o al menos en rendir a un nivel óptimo. La incorporación de Omic le presionará para recuperar su mejor versión. Deberá espabilar, pues el jugador prestado por el Efes llega con ganas de reivindicarse.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate