Diario Sur

Malaga CF

Siempre hay una primera vez para todo

Rodrigo de la Fuente y Carlos Jiménez, ayer en Vitoria.
Rodrigo de la Fuente y Carlos Jiménez, ayer en Vitoria. / SUR
  • El Unicaja se medirá al Barcelona en la Copa del Rey, al que nunca ganó un partido en este torneo

  • El emparejamiento con el conjunto azulgrana no desagrada al malagueño, que ya logró derrotarlo en la Liga en noviembre

Es el sino del Unicaja. La historia reciente del conjunto malagueño está repleta de duelos de gran rivalidad que han forjado una particular leyenda alrededor de cada cruce contra el Barcelona. Fue, es y será el adversario a batir por el conjunto cajista, pues nunca lo superó en una eliminatoria directa en competiciones nacionales. El 17 de febrero, en Vitoria a partir de las 21.30 horas, tendrá la oportunidad de acabar con esta maldición, después de que el sorteo de la Copa del Rey celebrado ayer en la ciudad vasca los emparejase en un nuevo cara a cara que se presenta más igualado de lo que por los presupuestos y plantillas de los dos equipos indican.

El Barcelona, pese a una formidable inversión en fichajes para remodelar la plantilla, no termina de carburar y anda rectificando el equipo como puede y quizá sin mucha lógica. Pese a que la historia reciente ofrece múltiples registros negativos para el Unicaja, el más cercano es positivo. En la primera vuelta, el cuadro malagueño doblegó al azulgrana en un intenso duelo que se decidió después de una prórroga.

Si el partido fuese mañana, se podría decir que la eliminatoria está al 50%, pero será dentro de un mes. En este tiempo es previsible que el Barcelona vaya a más, no sólo por el talento de su plantilla, sino porque no para de añadir piezas para tratar de solventar sus problemas. Esta semana ha fichado a Faverani y en los próximos días incorporará a un exterior que suponga una alternativa anotadora al estadounidense Tyrese Rice, gran protagonista y acaparador del juego del equipo en la primera parte de la temporada.

Del Unicaja se podría decir lo mismo, salvando las distancias, pues con la llegada de Omic cubrirá el déficit que tiene en el juego interior, otra cosa es que sepa sacarle partido al mejor pívot de la pasada edición de la Eurocup.

Todo empezó en Málaga

El primer duelo entre ambos equipos en la Copa del Rey fue curiosamente en Málaga en la temporada 1993-1994, en unos cuartos de final a los que el equipo malagueño llegó después de disputar dos eliminatorias previas ante el Manresa y el Banco Natwest Zaragoza. Aquella edición de la Copa tenía un formato muy particular, pues aunque las semifinales fueron en Sevilla, los cuartos se disputaron por sorteo. El Unicaja perdió ante el Barcelona por 71-73 en Málaga. En la campaña 1998-1999, con Pedro Ramírez en el banquillo, llegó la segunda derrota en la edición celebrada en Valencia (87-72). De nuevo en Valencia, aunque en la campaña 2002-2003, esta vez la eliminación llegó en semifinales por sólo un punto 78-77.

Quizá la derrota más amarga llegó en la Copa del Rey celebrada en Málaga en 2007, al ser el equipo anfitrión y con Sergio Scariolo en el banquillo. El Unicaja perdió por 62-77. La última vez que el conjunto malagueño estuvo en una fase final de la Copa del Rey fue en Las Palmas en 2015 y allí también perdió contra el Barcelona en semifinales en un partido que se decidió en el último cuarto (87-79).

Si el Unicaja es capaz de doblegar al Barcelona, se verá las caras en semifinales el sábado 18 a las 21.00 horas con el ganador del Valencia-Gran Canaria, a priori la eliminatoria más igualada.

Todos contentos en el sorteo

Sobre el papel, el Real Madrid fue el que mejor parado salió del sorteo, pues abrirá la Copa ante el Andorra. Primero contra octavo, pero la realidad dice otra cosa, pues hace dos jornadas los blancos sólo pudieron imponerse en su pista después de una prórroga. El Madrid ha ganado los tres últimos títulos.

Tampoco disgustó al Baskonia el emparejamiento con el Iberostar Tenerife, pese a que los vascos perdieron contra los canarios en el Buesa. Sin embargo, el conjunto local atraviesa por un gran momento, cada vez más conjuntado, y su rival no contará con Richotti y Beirán, lesionados.