Diario Sur
Malaga CF

La lógica de Unicaja para ganar partidos

fotogalería

Nedovic, durante el partido. / ACB Media

  • El Unicaja hace bueno el mayor equilibrio de su juego, una rotación más corta y la gran anotación de Nedovic para ganar en la pista del Zaragoza (77-82)

Las decisiones importantes en un equipo de alto nivel se suelen tomar por varios motivos. Por obligación, imposición o por lógica. Descartando las dos primeras en el caso del Unicaja, es evidente que la tercera es la que llevó ayer a Joan Plaza a que su equipo apostase por una fórmula de juego que le permitió doblegar al Tecnyconta Zaragoza (77-82) y volver a ganar un partido de Liga lejos de Málaga un mes después.

El conjunto cajista redujo sus rotaciones, al fin insistió en su juego interior y encontró a la mejor versión de Nedovic. Estos tres factores fueron los que le permitieron imponerse a su rival. De los 12 jugadores inscritos en el acta, siete disputaron más de 20 minutos, por lo que los otros cinco tuvieron un papel de refresco (Díez y Smith) y otros residual (Lafayette y Okouo). El que esté bien, jugará. Fue lo que dijo hace unas semanas Plaza, y lo está cumpliendo. A la rotación más corta se unión el protagonismo de los pívots. Sería erróneo decir que la llegada de Omic ha despertado a Musli. Simplemente ayer el serbio al fin recibió balones en situaciones de ventaja y como le sobra talento, fue uno de los artífices de la victoria. Y luego está el factor desequilibrante, que lo puso Nedovic. El serbio es el líder de este equipo, el hombre que tiene más talento y quizá el único con mentalidad de líder. Ayer actuó como tal. Había que ganar el partido y lo ganó. Esta vez no hubo rotación, jugó 30 minutos y acabó dando una exhibición anotando 24 puntos.

Lo que está por ver es si el Unicaja apuesta de forma decidida por esta fórmula o vuelve a una confusión en sus rotaciones que no le ha permitido alcanzar la regularidad esperada en su juego hasta el momento, y también si este apunte de seriedad le da para ganar este miércoles al Valencia en la Eurocup.

Esta idea de sacar partido al juego interior se apreció desde el comienzo del choque, pero Musli se cargó pronto de faltas y ya no era igual intentarlo con Omic. Es algo que no ha hecho el Unicaja esta campaña, y cambiar de estilo no es fácil (13-16, min.10), y menos con un jugador nuevo.

El juego del conjunto malagueño dejaba mucho que desear y sus errores permitieron que el Zaragoza no tardase en empatar el choque, primero, y a ponerse por delante, después (24-21). Los de Casadevall se aprovecharon del atasco ofensivo del Unicaja, con sólo dos canastas en cinco minutos. Como Omic y Musli tenían dos faltas, Plaza optó entonces por jugar sin pívots (Suárez, Brooks, Díez, Nedovic y Smith), en parte para reactivar su defensa. El equipo dio un estirón con un parcial de 5-9 para situarse 29-33. Ahí se quedó el Unicaja, porque los últimos minutos de la primera parte fueron malos, con continuas pérdidas y cediendo demasiados rebotes, lo que permitió a su rival llegar por delante al descanso (34-33).

Tras el intento fallido del comienzo, tras el descanso el Unicaja al fin encontró a Musli. En las primeras acciones le costó un poco superar a Norel, pero luego el pívot del conjunto malagueño estuvo imparable, tanto de espalda al aro, como en las acciones de bloqueo y continuación hasta lograr 10 puntos seguidos (45-45). El equipo de Plaza no lograba distanciarse porque el Zaragoza también explotaba su ventaja en el emparejamiento entre Benzing y Waczynski, en el que alemán superaba al polaco con facilidad. Sin embargo, la aparición de Nedovic y Waczynski desde el perímetro amplió el repertorio cajista que firmó unos buenos minutos (49-53). El regreso de Jelovac al partido volvió a equilibrar el choque y el tercer cuarto se cerró con un canasta Nedovic sobre la bocina (57-60).

El arranque del último cuarto fue perfecto con dos triples seguidos de Fogg y Nedovic, que estaba firmando un partido sobresaliente, y luego anotó Musli. El choque empezaba a romperse (57-68), pero el Unicaja le dio aire a su rival al fallar tres ataques seguidos. Pese estas concesiones y que el Zaragoza se colocó a sólo seis puntos (62-68) se produjo una acción clave. Bellas fue sancionado con una técnica por protestar una falta sobre Fogg en un triple. El estadounidense anotó los tres tiros libres y también el de la técnica (62-72). Con esta renta y 5 minutos por delante, Nedovic se adueñó del encuentro luciendo todo su talento en una exhibición en toda regla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate