Diario Sur

Malaga CF

El Unicaja, ante una oportunidad de oro

Rice y Díaz saltan por un rebote en el Unicaja-Barcelona jugado en Málaga.
Rice y Díaz saltan por un rebote en el Unicaja-Barcelona jugado en Málaga. / Mariano Pozo. ACB Fotos
  • Las claves tácticas de una eliminatoria en la que la crisis del Barcelona permite al Unicaja soñar con eliminarlo

Como cualquier buen aficionado sabe, llegar al sorteo de la Copa del Rey como séptimo clasificado no es precisamente un buen augurio. Sin embargo, nadie puede decir que el Unicaja saliera mal parado, ya que la fortuna le permitirá medirse al peor clasificado de los cuatro cabezas de serie, que ha vivido la peor semana de su historia reciente, multa económica incluida a la plantilla, al sufrir dos derrotas consecutivas en casa, frente a un equipo alejado de los puestos de arriba como el Retabet Bilbao y después ante el Galatasaray, colista de la Euroliga. Además, tanta buena suerte no acaba ahí, ya que en caso de superar los cuartos, el Unicaja eludiría al Real Madrid, el favorito indiscutible que, junto al Baskonia, transitará un duro camino hacia la final por el otro lado del cuadro.

A pesar de que no deja de ser cierto todo lo comentado en el párrafo anterior, la idea parece bien distinta cuando caemos en la cuenta de que ese ‘chollo’ que le ha caído del cielo al Unicaja es el Barcelona Lassa, aunque sólo sea por seguir el inolvidable consejo de Rudy Tomjanovich que, después de que su equipo, los Houston Rocket, ganara el anillo de la NBA en 1995, ante las dudas de muchos sobre la capacidad de sus jugadores, dijo aquello de «Nunca subestimes el corazón de un campeón», ni más ni menos lo que son los jugadores y el técnico del equipo catalán.

Un equipo dolido

Aunque fue fácil, y aquí lo sabemos mejor que en ningún sitio, ganar un partido de Copa al Barcelona, en esta ocasión existe la dificultad añadida de que los azulgrana, cuestionados desde diversos ángulos y a los que en Europa todo el mundo les ha perdido el respeto, llegan a Vitoria conscientes de que en sólo tres días pueden encontrar ese ansiado ‘borrón y cuenta nueva’ que necesitan. Pero una cosa es querer y otra bien distinta poder. En estos más de cuatro meses de calvario barcelonista es que, en la situación en la que están por culpa de las lesiones, no pueden.

Comparaciones

Aunque ni el Unicaja ni el Barcelona han desarrollado hasta ahora la mejor temporada de su historia, el cuadro catalán se presenta en Vitoria con un triunfo más que el Unicaja y que, incluso, podían haber sido dos más de no mediar en el final del choque jugado en el Carpena y lo que muchos consideraron un error arbitral, que facilitó la victoria malagueña.

De cualquier manera, la comparación del rendimiento de uno y otro equipo, así como la correspondiente valoración estadística conceden al Unicaja una gran oportunidad de imponerse al Barcelona. Según la media de puntos a favor y en contra la igualdad es notable, con el Unicaja mejor en ataque y peor en defensa. La ventaja del Unicaja en la anotación es consecuencia de sus mejores porcentajes tanto en los triples como en los tiros libres, su mayor presencia en el rebote ofensivo, un menor número de pérdidas y un reflejo también de su mayor cantidad de asistencias. Por el contrario, el cuadro azulgrana supera al Unicaja en aspectos defensivos como el rebote o los tapones.

Un precedente particular

El partido que ambos equipos disputaron en Málaga en la décima jornada transcurrió con gran igualdad, como indica el hecho de que se resolviera a favor del Unicaja en la prórroga. Fue un partido diferente que no refleja fielmente el estilo de juego que ambos han desarrollado hasta ahora. El cuadro azulgrana tiró mejor de tres puntos, mientras el Unicaja estuvo más acertado en los tiros de dos. Fogg fue mucho mejor que Rice, un día en el que el Unicaja no pudo contar con Nedovic. Musli anotó más que Tomic y su equipo dispuso de muchos más tiros libres, aunque el Barcelona dominó el rebote. Fue un encuentro que es difícil que se repita.

Dos ataques distintos

El Barcelona y el Unicaja construyen su anotación de manera muy diferente, ya que en el cuadro catalán sus cuatro hombres altos suman casi el 55% de los puntos, mientras en el Unicaja la mayor parte de su anotación llega a través de los jugadores del perímetro. Un mayor número de tiros cercanos al aro permite al Barça un porcentaje de aciertos algo mayor, aunque el equipo malagueño, gracias al valor triple de muchas de sus canastas, tiene más puntos en su haber. Son dos maneras distintas de construir el ataque.

En el Barcelona tanto Faverani como, especialmente, Tomic reciben el balón con gran frecuencia, unas veces tras sus insistentes caídas hacia el aro después de poner bloqueos directos a sus compañeros del perímetro y otras como consecuencia de triangulaciones exteriores que buscan como primera opción el pase interior. La constante llegada del balón a manos de sus pívots origina muchos desequilibrios en las defensas contrarias, que quedan obligadas a ayudas demasiado amplias. Normalmente, los primeros beneficiados de tan complicadas rotaciones en el rival son los jugadores que ocupan la posición de ‘cuatro’, que bien en la media distancia o desde la línea de tres puntos disponen de espacio y tiempo suficientes para tiros muy cómodos.

En el Unicaja todo es muy diferente, ya que los pívots disponen de menos oportunidades y gran parte de sus puntos llegan desde el perímetro, con tiros que se generan a través del bote con acciones individuales, por parejas o en ocasiones con combinaciones más colectivas. Como cabe esperar en entrenadores del nivel de Plaza y Bartzokas, la elección de la idea principal de juego no obedece a caprichos ni a modas, sino a las características de sus jugadores. Por eso hemos dicho tantas veces que los éxitos de una temporada se generan, sobre todo, en el verano anterior, cuando se trabaja en la confección de las plantillas. De cualquier forma, puede afirmarse, sin miedo al error, que la principal causa técnica de la decepcionante marcha del Barcelona está en sus deficiencias de anotación y ahí nacen las mayores posibilidades de victoria del Unicaja.

Defensa individual

Como ha venido ocurriendo durante la temporada, mañana en el Buesa Arena de Vitoria volveremos a encontrarnos a dos equipos que defienden constantemente en individual. Cualquier otra opción defensiva sería una de esas sorpresas, por otra parte, tan habituales en la Copa del Rey. En el baloncesto de hoy, las defensas individuales quedan definidas fundamentalmente por la manera de oponerse a los bloqueos directos, por la idea de cambiar o no en los indirectos y la fórmula que cada uno adopta para ayudar en las situaciones interiores de ventaja del equipo contrario. Además, algunas de estas decisiones varían en cada partido en función de la distancia en la que los tiros de cada uno son más o menos peligrosos.

La defensa del Barcelona es mucho más proclive a los cambios de hombre que la del Unicaja. En el planteamiento de Bartzokas cualquier bloqueo, excepto aquellos en los que participa el pívot al que defiende Tomic, puede acabar en cambio de hombre. Últimamente, por el contrario, el Unicaja, para facilitar la tarea de sus hombres más altos, resuelve la defensa de los bloqueos directos con la participación de un tercer defensor, que obliga a una rotación posterior con cambio múltiple de asignación. De la manera que ambos ataques castiguen las respuestas defensivas a los bloqueos dependerá mucho la anotación del partido.

Protagonistas claros

En la anotación del Barcelona destacan poderosamente tres jugadores, Rice, Doellman y Tomic, a los que se les ha sumado decididamente Vezenkov, su anotador más sólido desde que el ex jugador del Valencia está lesionado. El base es un hombre de extraordinaria polivalencia, capaz de llegar hasta debajo del aro y definir con su mano izquierda delante de hombres muy altos, a pesar de su limitado metro ochenta y poco de estatura, y también de tirar con mucho acierto desde la línea de tres puntos, con la característica constante de aparecer casi siempre cuando más falta hace, por más que ya empiece a dar algunos síntomas de cansancio debido al excesivo minutaje al que le obliga a ausencia de un compañero solvente en la posición de base. Doellman, ausente en los últimos compromisos, es un hombre que alterna como pocos el acierto tanto en la media como en la larga distancia y al que no le asusta para nada la responsabilidad del último tiro. Tomic es seguramente el mejor hombre interior de la competición, recibe continuamente el balón muy cerca del aro y si gira sobre su hombro izquierdo para tirar con su mano derecha es un hombre imparable, que dada la debilidad interior de la defensa malagueña puede ser una amenaza continua, porque su facilidad para el pase lo convierten también en un aliado esencial para la anotación de los otros tres peligros principales del ataque azulgrana.

En el Unicaja los dos hombres fundamentales son Nedovic y Musli. Es cierto que no uno ni otro destacan demasiado en las tareas defensivas, pero en ataque resultan insustituibles. El pívot, a pesar de su irregularidad en el tiro libre, es el único jugador fiable en el juego interior de su equipo. El base-escolta es la estrella indiscutible de su equipo y el mejor triplista de un conjunto que utiliza el tiro exterior como planteamiento esencial de su juego y además el jugador que toma el mando cuando aparecen las dificultades. Poco a poco, pero de manera firme, Waczynski se está convirtiendo en otro de los pilares del juego de su equipo.