Diario Sur

Malaga CF

Aíto se quita la espina del Unicaja

Martín Urbano, Scariolo, Eduardo García y Aíto, esta mañana en Vitoria.
Martín Urbano, Scariolo, Eduardo García y Aíto, esta mañana en Vitoria. / UNICAJABFOTOPRESS
  • "Estar aquí invitado por el club me libera", dice el veterano técnico en la mesa redonda sobre la historia del club celebrada en Vitoria

Es una de las imágenes más icónicas, más recordadas, de la historia del Unicaja. Aíto García Reneses, el técnico más laureado de la historia del baloncesto español, uno de los grandes revolucionadores de este deporte en España, saliendo del Carpena con sus enseres guardados en bolsas de basura, tras ser despedido por el Unicaja en enero de 2011. El club malagueño fichó a Aíto tras la etapa más gloriosa de la historia del club y tras la marcha de Scariolo para tratar de volver a poner al Unicaja en lo más alto, pero el resultado fue una de las relaciones más tormentosas entre club, entrenador y afición que se recuerdan.

Desde entonces, y han pasado, seis años, Aíto y el Unicaja han sido agua y aceite; se han evitado y el entrenador incluso ha evitado hablar en público sobre el club malagueño. Pero hoy, en el marco de la Copa del Rey de la ACB y con motivo del coloquio sobre los 40 años del Unicaja, ambas partes se reconciliaron. El entrenador habló con el presidente del club, Eduardo García, antes del acto para comentarle que iba a decir unas palabras sobre su paso por el club. Y esas palabras fueron conciliadoras. "Yo tenía esa espina clavada", dijo Aíto en la mesa redonda celebrada en el Palacio de Congresos de Vitoria, con el presidente dle Unicaja en primera fila, junto al presidente de la ACB, Francisco Roca. "Que el presidente acudiera a mi homenaje por parte de la ACB y que ahora me haya llamado para estar en este coloquio me libera", dijo el técnico. "Ha y que pasar página y yo creo que el tiempo que estuve en Málaga hice un gran trabajo".

Esa particular firma de la paz entre Aíto y el Unicaja se produjo en un interesante coloquio que el club organizó en Vitoria con motivo de la Copa del Rey. José María Martín Urbano, uno de los pioneros en el baloncesto malagueño, Sergio Scariolo, el técnico más laureado del club y Aíto García Reneses, el entrenador que llevó al Unicaja a la última final de Copa, hablaron durante más de una hora sobre su experiencia en el club (eso sí, sin preguntas de la prensa).

Martín Urbano relató los inicios del actual Unicaja, recordando la creación del equipo de baloncesto de Caja de Ronda tras una Olimpiadas de empleados que organizaba el banco.

"Le dije a Paco Moreno, que era el sobrino de Juan de la Rosa, creador de la caja de ahorros de Ronda 'si cada empleado de Caja de Ronda pone un duro al mes hacemos un club de baloncesto importante'. Me dijeron que los empleados no iban a poner dinero, pero les gustó la idea. Nos reunimos en Ronda con Juan de la Rosa y preparamos un dossier con muchas mentiras", bromeó Martín Urbano. El veterano entrenador destacó a tres personas en la historia del club que han sido fundamentales: Alfonso Queipo de Llano, Paco Moreno y el periodista Paco Rengel.

Scariolo habló de su exitosa etapa al frente del Unicaja, con los títulos de Copa y de Liga. "Recuerdo cómo la ciudad se volcó cuando volvimos de lograr el título. Era una sensación de comunión tan fuerte, tan intensa, con el bus por la ciudad, las pelucas...fue tremendo. Era un equipo con una química extremadamente buena, había talento, pero el salto de calidad lo da esa química", aseguró. El técnico italiano relató cómo vivió su salida del Unicaja, tras esa etapa tan exitosa. "Tras cinco años había llegado el tiempo de pasar página, no fue traumático, ni con mal ambiente, el club ya tenía la necesidad de mirar hacia adelante y yo no lo tenía claro. Elegieron a Aíto, el mejor que en ese momento podía elegir al club. Yo había planteado al club que con todo ese éxito habíamos comprado el boleto para una posición complicada; si llegas arriba y no tienes capacidad, recursos para mantenerte, la bajada es fea. No conseguimos hacer entender que podíamos alargar ese momento algunos años más con un poco más de esfuerzo, de atención. Dejamos pasar a Siskauskas, también Garbajosa... Había que hacer un esfuerzo para mantener ese nivel o la cuesta iba a ir hacia abajo. No estábamos en sintonía con eso", dijo.

Aíto reconoció que el enorme éxito de la época de Scariolo le perjudicó en Málaga."Garbajosa se fue a la NBA, eso hizo que hubiera una lógica bajada del nivel. Después de ser campeones de Copa y Liga con Sergio, el primer año nuestro acabamosa terceros en la Liga regular. Pero la gente no estaba contenta. Empecé ese año a darme cuenta qué pasaba, por qué no se celebraba tener otra vez un nivel importante en el equipo, como volver a la final de Copa. Tuvimos el tiro para ganar, pero no era suficiente. Había un desánimo general en el club, el director general no siguió, el directo técnico tampoco, cambiaron al presidente, al año siguiente me echaron a mi...", dijo Aíto.

El coloquio, moderado por el periodista malagueño de la ACB Daniel Barranquero, estuvo muy interesante y terminó con un presente por parte del Unicaja a los tres ponentes. El presidente del club le entregó a Scariolo, Martín Urbano y Aíto una pizarra con los nombres de todos los entrenadores de la historia del equipo inscritos. Un buen detalle para conmemorar los 40 años del Unicaja.