Diario Sur

Malaga CF

Plaza y la directiva, en el ojo del huracán

Plaza, durante un tiempo muerto frente al Barcelona.
Plaza, durante un tiempo muerto frente al Barcelona. / Efe
  • Tras la decepción en la Copa, las críticas de la afición contra el entrenador y los responsables del club se endurecen

  • Más allá de sus planteamientos tácticos, al técnico se le echan en cara sus decisiones al conformar la plantilla y su sistema de rotaciones

Que un equipo como el Barcelona era favorito ante el Unicaja en la Copa del Rey era un hecho objetivo. La profundidad de la plantilla, el caché de su entrenador y el presupuesto con el que cuenta el cuadro catalán son elementos que desequilibraban la balanza del lado blaugrana. Se podía perder ante el Barcelona. Pero quizás no como lo hizo el Unicaja, con una pésima segunda parte tras dominar en los primeros cuartos y un estilo de juego sin intensidad ni ideas. Dando de nuevo muestras de debilidad cuando llegan los momentos de la verdad. Además, pocas veces va a tener el cuadro malagueño oportunidades como la de este año para eliminar a un Barcelona que llegaba a Vitoria plagado de bajas y sumido en su peor crisis deportiva en años.

Por eso la victoria del equipo de Bartzokas fue recibida en el entorno del cuadro catalán como una magnífica noticia y algo a lo que agarrarse tras sus problemas en la Euroliga. Incluso ayer en Vitoria había cierta euforia entre aficionados y medios catalanes, ya que muchos esperaban un primer partido mucho más duro ante el Unicaja. Todo lo contrario le pasó al Unicaja, cuyos aficionados explotaron (tanto los que viajaron a Vitoria como los que vieron el partido en casa y expresaron su opinión a través de las redes sociales) tras la derrota del viernes. Los jugadores de la plantilla malagueña no estuvieron a la altura del partido. Apenas Nedovic, Alberto Díaz y Brooks dieron la cara. Sin embargo, las críticas de la afición se centraron en dos elementos principales: el entrenador y la directiva del club. Seguramente porque el malestar de la afición no viene sólo de este partido, sino que viene de más atrás.

Etapa terminada

Plaza fue el gran revulsivo del equipo tras la temporada de Jasmin Repesa y también el gran héroe para la mayor parte de la afición durante sus dos primeras temporadas; ahora, ha pasado a ser el primer criticado por la afición. Sólo hay que mirar los comentarios en las redes sociales o en las noticias digitales sobre el Unicaja para ver un reguero de críticas hacia el entrenador. Se le echan en cara, más allá de sus planteamientos tácticos, sus decisiones a la hora de conformar la plantilla y su sistema de rotaciones y de asignación de roles. Muchos consideran que la etapa de Plaza en Málaga terminará esta temporada e incluso que tendría que haber terminado el pasado verano.

Pero también muchos aficionados miran más allá del entrenador. El presidente del club, Eduardo García, y el secretario técnico, Carlos Jiménez –las dos caras conocidas por la afición, ya que ni el gerente, Ángel Bordes, ni el resto de consejeros suelen tener apariciones públicas– no se escapan de las críticas. El argumento más repetido en los comentarios de los cajistas es el de «falta de ambición» a la hora de construir el proyecto deportivo y de fijar los objetivos del equipo. También la línea descendente que está tomando el club en la última década, con pérdida de competitividad, disminución de la masa social y con la salida de la élite del baloncesto europeo, tras la exclusión del club de la Euroliga.