Diario Sur
Malaga CF

Tres meses para ganarse la renovación

Smith, en el partido ante el Barça de la Copa del Rey.
Smith, en el partido ante el Barça de la Copa del Rey. / ACBPHOTO
  • Solo tres jugadores del Unicaja tienen asegurada su continuidad

  • La mayoría de la plantilla termina contrato o tiene una opción de corte, y su rendimiento en esta recta final de campaña será determinante

Si tras la Copa del Rey hay varios equipos que salen fortalecidos por su rendimiento en Vitoria (Real Madrid, Valencia, Andorra, Baskonia), para el Unicaja el torneo copero sólo ha servido para alimentar las dudas y generar una presión añadida en torno al club. El equipo malagueño aún está vivo en dos competiciones, la Eurocup y la Liga Endesa, pero tiene la obligación de hacerlo bien en ambas si no quiere acabar con un rotundo suspenso como nota general a la temporada. Se esperan tres meses finales de la temporada complejos, ya que hay que ver cómo asimila la plantilla el varapalo de la Copa y cómo afrontan los jugadores la incertidumbre sobre su futuro.

Es una norma no escrita que el torneo copero marca el pistoletazo de salida de movimientos cara a la siguiente temporada. Ya se ha disputado media temporada y se puede intuir qué jugadores hay interesantes en el mercado, cuáles están en dinámica ascendente y cuáles han terminado ciclo en su actual equipo. En el caso del Unicaja, hay que destacar que la mayor parte de la plantilla no tiene asegurada su presencia en el equipo la próxima temporada, lo que implica que los jugadores tendrán que ganarse de aquí a junio su continuidad.

A día de hoy sólo los canteranos Alberto Díaz y Viny Okouo y el alero Waczynski (que firmó dos temporadas más una tercera opcional) saben que la próxima temporada van a seguir teniendo contrato con el club de Los Guindos. Del resto, hay cinco jugadores que tienen una opción para continuar en el equipo un año más, otros tres que terminan contrato, y otro cedido, Omic, que regresará al Efes, su club propietario. Es decir, que casi toda la plantilla tiene su futuro en el aire. El papel de cada profesional en la Eurocup y en los ‘play-off’ de la Liga Endesa determinarán si siguen o no sus carreras en Málaga.

El primer movimiento del club ha sido iniciar conversaciones con el agente de Carlos Suárez para renovar su vinculación con el club, como publicó ayer este periódico. Es uno de los jugadores que termina contrato, es el capitán y además ocupa plaza de jugador de formación (los llamados ‘cupo’), por lo que se trata de una pieza valiosa para las próximas temporadas. Aunque el madrileño no quiere hablar todavía de su futuro, lo lógico es que ambas partes terminen entendiéndose.

De los que sólo firmaron una temporada el pasado verano, se da por segura la marcha de Lafayette, apuesta fallida de Plaza esta temporada y que ya tiene un papel residual en la plantilla (ni jugó en la Copa del Rey). Por el contrario, el club tratará de renovar a Brooks, un jugador que ha ido de menos a más durante la temporada, que está rindiendo a buen nivel en su primer año en España y que además tiene pasaporte comunitario. Termina contrato y el Unicaja lo ha puesto en el escaparate, como ocurrió con Will Thomas.

Dudas sobre el futuro

Después hay un grupo de jugadores que, pese a tener contrato, alguna de las partes puede romper su vinculación este verano. Nedovic, la gran estrella del equipo, firmó el pasado verano dos temporadas más, pero en junio podría marcharse del club. Se trata de un jugador ‘top’, que puede tener ofertas muy interesantes. En este caso, será el jugador el que decidirá si cumple su tercer año en el Unicaja.

De los que se han estrenado con la camiseta del Unicaja esta temporada, tanto Musli como Fogg firmaron también dos temporadas, pero con opción de corte. Ambos han rendido a buen nivel hasta ahora, aunque su posible renovación se decidirá al finalizar la temporada. Al pívot serbio se le echa en cara su falta de intensidad defensiva y llamó la atención que fue el único jugador al que nombró Plaza tras la eliminación de la Copa, para criticar su pobre trabajo atrás. En el caso de Fogg, sigue siendo más un tirador que un director de juego y además ocupa plaza de extracomunitario.

Otro que ocupa plaza de extracomunitario es Jamar Smith, que firmó el pasado verano una ampliación de dos años, pero con mejoras salariales la próxima temporada. Por último, Dani Díez termina los dos años que firmó en 2015, aunque tiene un tercero opcional. Es joven y ocupa plaza de jugador de formación, pero no ha dado el paso adelante esperado tras la salida de Kuzminskas. Es otro de los que tiene a partir de ahora tres meses para reivindicarse y ganarse un puesto en la plantilla del próximo año.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate