Malaga CF

El Unicaja reacciona tarde ante el Bayern Múnich (91-82)

fotogalería

Una jugada del encuentro. / Alex Kluge.FCB_basketball

  • El equipo malagueño, obligado a ganar el viernes en Málaga para evitar quedar eliminado de la Eurocup

Al Unicaja ya sólo le queda una bala. El viernes (20.45 horas) está obligado a ganar al Bayern Múnich para seguir con vida en la Eurocup. Se lo jugará todo a una carta después de perder en la pista del conjunto alemán por 91-82. Fue un partido en el que fue siempre a remolque de un rival, más sólido, más intenso y que llegó a ganar por 17 puntos en el último cuarto. El equipo que dirige Joan Plaza sólo reaccionó entonces, a siete minutos para el final, pero le faltaron argumentos y tiempo para haber completado la remontada. Musli, con 15 puntos, fue el máximo anotador del Unicaja.

Dos pérdidas consecutivas de Nedovic y Lafayette nada más comenzar el partido no hacían presagiar nada bueno. El Bayern demostró desde el salto inicial que si el Unicaja quería ganar el partido tendría que igualar su intensidad y despliegue físico. A pesar de esos dos errores iniciales, el conjunto malagueño se repuso y encontró en sus pívots el mejor arma para equilibrar el juego de los alemanes. Brooks y Musli fueron los más destacados del cuadro cajista, que echó en falta los puntos de Nedovic, muy vigilado en el primer cuarto por Taylor. El equilibrio en el marcador (10-9, min. 5) se rompió con tres triples del Bayern (21-15), aunque el Unicaja no se descompuso y un lejano triple de Smith cerró el primer cuarto, 21-37.

El conjunto de Múnich elevó más todavía su intensidad y también el físico de su quinteto con los primeros minutos de Zirbes en la Eurocup. El pívot alemán se mostró muy bronco y protagonizó encontronazos con Musli y Brooks, pero fue el que decantó el choque. Con este planteamiento, el Bayern fue llevando el partido a su terreno y entonces el Unicaja sufrió sus primeros problemas. Un parcial de 9-0 con protagonismo total de los pívots alemanes obligó a Plaza a parar el choque (38-27, min. 16:30). Reaccionó el equipo malagueño, pero no lo suficiente como para equilibrar el marcador al descanso (42-36). Fue una primera parte extraña en la que el Unicaja pareció no mostrar todo su potencial, pues echó en falta a Nedovic y tiró poco de su mejor arma, los lanzamientos de tres puntos, con sólo cuatro triples (4/7) y eso que acabó con buenos porcentajes.

El paso por los vestuarios, como suele ser costumbre, trajo el bajón del Unicaja, que en sólo tres minutos se vio perdiendo por 12 puntos después de los triples de Kleber y Lucic (50-38). A medida que avanzaba el partido se veía que con lo que estaba haciendo el equipo malagueño tenía pocas opciones de ganar. Dio facilidades Omic al rival, fallando de forma reiterada desde la línea de personal y errando canastas fáciles cerca del aro. Plaza se acordó entonces de Fogg, inédito hasta el momento y que al menos imprimió algo más de ritmo al juego de su equipo. El Unicaja recortó distancias (58-50), pero su juego careció de continuidad como para voltear la situación. El Bayern, además cometió pocos fallos y encontró un filón en Zirbes, a estas alturas el máximo anotador del partido (66-56).

El último cuarto no pudo empezar peor para los intereses del conjunto de Plaza, con un parcial de 7-2 que elevó la renta local hasta los 15 puntos (73-58). Fueron los peores minutos del Unicaja, que se tambaleaba cuando quedaban todavía siete minutos por jugar. El Bayern pareció levantar el pie del acelerador. Djordjevic sentó a Zirbes y el ataque de su equipo se desplomó. El Unicaja enlazó un parcial de 4-16 que lo devolvió al partido con dos minutos y medio por jugar (81-76). La reacción del conjunto malagueño llegó demasiado tarde. No le sirvió la presión a toda pista, ni la intensidad de Alberto Díaz. El conjunto alemán supo aguantar la presión y cerró el partido con buenas acciones de sus dos americanos Booker y Johnson.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate