Diario Sur
Malaga CF

Triples para ganar

Kyle Fogg.
Kyle Fogg. / Agencia Lof
  • El Unicaja, que siempre perdió en el rebote ante el Bayern, sólo ganó cuando tiró mejor de tres

Son estilos opuestos y distintas formas de entender el baloncesto. De momento, el Bayern Múnich está ganando la partida, pero el Unicaja ya sabe lo que tiene que hacer.

Los cuatro partidos que han disputado los dos equipos esta temporada han tenido el mismo guión. La intensidad física y orden del conjunto que dirige Sasa Djordjevic le permitió controlar el rebote, una cuestión que va directamente relacionada con la actitud y la atención, y que es la base esencial de su juego. Rebotear, correr y anotar. Además, en todos los partidos también maniató al Unicaja en su punto fuerte, los triples, faceta en la que fue mejor. Sin embargo, esa tendencia repetida en los tres partidos que habían jugado se rompió el viernes en el Palacio de los Deportes en el cuarto.

El Bayern dominó los rebotes (26-36), pero esta vez el Unicaja sí que controló el choque desde la larga distancia con un porcentaje de acierto del 44 % (11/25), que, de repetirlo, puede darle la victoria mañana en Múnich. En los tres choques previos, el equipo de Plaza estuvo negado en esta faceta o al menos no demasiado preciso, especialmente en los dos primeros, como lo demuestran sus porcentajes: 17 %, 16,7 % y 31,6 %.

Además, por primera vez en los cuatro encuentros (dos de la primera fase y dos de cuartos), el Unicaja defendió mejor que su rival y esto le permitió bajar los porcentajes en el triple del Bayern.

Lo que sí ha hecho el Unicaja es saber adaptarse a lo que le exige su rival, más defensa e intensidad. Así lo confirman los 67 puntos en los que dejó al conjunto de Djordjevic en el último cara a cara entre ambos. El partido ante el Bilbao fue una buena muestra de este cambio de mentalidad que se aprecia en la plantilla de Plaza. Mañana (20.00 horas, Andalucía Televisión), será vital que el Unicaja tenga claro desde el salto inicial lo que tiene que hacer. Los precedentes están ahí y argumentos le sobran para poder ganar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate