Malaga CF

ZONA TÉCNICA

El Unicaja culmina la proeza

Aunque la mayoría de los que seguimos al Unicaja, tras el primer partido, teníamos muy poca fe en lo que pudiera hacer en esta eliminatoria, afortunadamente los técnicos y jugadores no eran de la misma opinión. Gracias a esa confianza en las propias fuerzas, el Unicaja, que parece otro desde el viernes, ha vuelto a dominar al cuadro alemán imponiendo el ritmo que más le convenía en cada momento y dominando todas las facetas fundamentales del juego.

GRAN DEFENSA

Para empezar, el partido pesaba lo suyo a ambos equipos. Por eso, nadie arriesgaba lo más mínimo. Los ataques eran muy largos en busca de posiciones de tiro seguras. El Unicaja prefería darle a su juego bastante pausa para que el ritmo no se desbocara. A los locales, sin contraataque, les costaba mucho anotar, y a números bajos no dominaba. La defensa del Unicaja, muy intensa en las líneas de pase, no permitía un buen movimiento de balón a los locales y en el otro lado del campo encontraba a Musli para dominar totalmente el primer cuarto, tras forzar varias pérdidas a su rival.

MÁS IGUALDAD

El Unicaja empezó el segundo cuarto con dos bases, pero ya atacaba con menos paciencia y, además, cometió las primeras pérdidas. Plaza retiró enseguida a Fogg para dar paso otra vez a Nedovic, que, sin Musli, cargó con todo el peso del ataque malagueño. Con el Bayern ya por delante, Plaza ordenó el retorno del pívot serbio buscando la recuperación de esas posesiones largas y cargadas de paciencia del primer cuarto. Así fue y el Unicaja recobró enseguida la ventaja que había acumulado en el primer periodo, aunque el segundo fue ya mucho más equilibrado.

A RACHAS

Después del descanso el cuadro alemán ponía toda la intensidad en la defensa del perímetro y hacía continuos cambios de hombre. La defensa del Unicaja parecía menos firme y el balón llegaba demasiado fácilmente hasta debajo de su aro, donde Musli imponía poco respeto. Plaza metió a Nedovic pensando en el ataque y a Omic para defender. El Unicaja logró su objetivo porque recuperó su defensa y en ataque logró anotar varios tiros exteriores.

CONTROL

En el comienzo del último cuarto, Plaza mantuvo a Omic y depositó toda la responsabilidad de su ataque en las manos de Fogg y Nedovic. El escolta serbio no falló desde la línea exterior, precisamente lo que le faltaba a los locales. Como los jugadores del cuadro alemán insistían, sin acierto, desde fuera, el Unicaja mantenía la ventaja. Plaza, en esta ocasión le dio a Nedovic solo el descanso justo, para volverlo pronto a la cancha y finalizar con tres 'pequeños', Musli también en cancha y apuros más aparentes que reales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate