Diario Sur
Malaga CF

zona técnica

Con la mente en Krasnodar

Ayer el Unicaja se vio superado por su rival en algunos momentos del partido, lo que no deja de ser lo más lógico, cuando además de disponer de claras ventajas, los jugadores tienen las maletas en el vestuario camino de un partido que puede cambiar el signo de la temporada.

Presión defensiva

Los dos equipos arrancaron el partido con defensas individuales muy intensas en las líneas exteriores, pero con tendencias muy diferentes cuando el balón llegaba a los pívots. El cuadro catalán hacía un repliegue colectivo para colapsar la zona cuando el peligro rondaba su canasta, mientras los locales preferían mantener la vigilancia sobre el perímetro aunque el balón se acercara a su aro. A pesar de tan diferentes planteamientos, los dos técnicos sustituyeron pronto a sus pívots. Los ataques, en ambos bandos, reposaban en acciones de los hombres de fuera, aunque cuando entró Musli, el Unicaja incrementó los tiros dentro del área de tres segundos.

De descanso

En el comienzo del segundo cuarto, el Unicaja alternaba los tiros exteriores con los pases a Musli, pero su defensa se relajó mucho. Como Jordan hacía más daño de la cuenta, Plaza retiró al pívot serbio y modificó la rotación habitual para dar minutos a Okouo. También entró Lafayette y tanta laxitud permitió a Divina Seguros Joventut dar la vuelta al marcador, frente a unos suplentes locales que no encontraban ninguna vía de anotación.

Muchos puntos

Para empezar el tercer cuarto (cinco puntos por detrás), Plaza recuperó a su quinteto titular mejorado con la presencia de Musli. El conjunto malagueño ganó atrás, pero sobre todo encontró una gran variedad en su juego de ataque, igualó enseguida el marcador y se fue por delante, tras anotar 15 puntos en solo cinco minutos. Tiros exteriores, pases a Musli y entradas fáciles fluían en el juego local. La frecuencia de anotación visitante era menor, pero como muchas de sus canastas fueron triples, la diferencia, que era de trece puntos al final del tercer cuarto, tardó en plasmarse en el marcador.

Pobre ataque

Aunque en el comienzo del último cuarto Plaza mantuvo a sus mejores hombres, enseguida dio paso a algunos suplentes. Los locales ya no rendían igual ni delante ni detrás y el partido entró en un bache de calidad. Por si acaso, Plaza ordenó el retorno de Díaz y Musli, pero el Unicaja seguía sin anotar. Como el ataque visitante tampoco funcionaba, la ventaja local se mantenía. Plaza, como otras veces, prefirió afrontar los últimos minutos con cuatro ‘pequeños’ en el perímetro y sin pívots. Los doce puntos del Unicaja en el último periodo son el mejor reflejo de las carencias del equipo en el tramo final de su enfrentamiento con uno de los conjuntos peor clasificados de la Liga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate