Diario Sur

Malaga CF

reflexiones al sur

Punto de inflexión

Parece que el Unicaja se abona al triunfo. En las competiciones, todos los equipos buscan sus oportunidades en función de sus aspiraciones. Esas aspiraciones se van viendo reflejadas en determinados momentos de la temporada. Clasificarse para la Copa del Rey es uno de ellos, disputarla, otro. Luego viene la competición europea y su clasificación para disputar las eliminatorias con la esperanza y la ilusión de poder llegar hasta el final, y por último, llegan los ‘play-off’ por el título de Liga.

Cada equipo tiene su punto de inflexión en la temporada que puede ser positivo o negativo. Prácticamente todos los equipos que disputan la Copa del Rey tienen secuelas posteriores a su participación. El Unicaja las sufrió, y corroboró las dudas que fue sembrando a lo largo de la primera parte de la competición.

Llegó el segundo hito, las eliminatorias europeas, y ante el temor esperado de la eliminación, reaccionó y de qué manera, para clasificarse a semifinales. Ha sido su punto de inflexión, un momento que no garantiza ningún logro, como pueda ser, clasificarse para jugar una final europea, la segunda en importancia del continente. No lo garantiza, pero sí supone volver a alimentar ilusiones y sueños. El equipo se ha reforzado anímicamente, y la confianza fluye por su juego, confianza que sin duda será un herramienta fundamental para afrontar esas semifinales. Ha sido básico sentir este momento porque el Unicaja se ha convencido de que puede, alejando dudas pasadas. Sus últimos y trabajados triunfos en la Liga ACB, no hacen sino confirmar su buen momento. No puede encarar estas semifinales en mejor estado de forma. El Lokomotiv, su rival, sabe que va a tener un adversario temible que llega en su mejor momento. Lo demás, es jugar. A por ello.

Pinceladas

Debut de Míchel. No ha iniciado con victoria el entrenador su nueva etapa en el banquillo malaguista. No lo tiene fácil. El Málaga no solo tiene un problema deportivo, tiene un problema estructural y estratégico que finalmente incide en la construcción y rendimiento del equipo. Solo podrá intentar salvar los muebles lo que queda de temporada sin grandes estridencias, que no es poco. Los partidos que quedan provocarán cierto vértigo por sentir el aliento de los equipos de abajo que empiezan a estar cerca. La presión aumentará, y clave será, saber gestionarla. Insisto, no lo tiene fácil.

Iberostar Tenerife. Me recuerda al Unicaja del 95. Un intruso que se cuela entre la nobleza baloncestística. Alguien inesperado que lidera la competición con una autoridad impresionante. Cuando les preguntan a sus jugadores que si pueden ganar la Liga, esa cuestión aún les sorprende, no están llamados para esa hazaña. Pero puede ser cuestión de tiempo, que terminen por creérselo, que tengan ventaja de campo, y quién sabe. De momento, que le quiten ‘lo bailao’.

Un apunte más. Para entender las dificultades que la Liga ACB entraña, solo hay que echar un vistazo a la derrota del Baskonia en campo del colista, el Manresa, esta jornada. Venían de ganar en campo del todopoderoso Fenerbahçe, y aterrizan perdiendo. Se estarán preguntando qué pasó. No hay mucho misterio; esta competición te exige el máximo siempre, no entiende de relajaciones. Si no das ese máximo, terminas pagándolo.