Diario Sur
Malaga CF

El reto de paliar la baja de Musli

Musli, en el partido ante el Estudiantes del pasado domingo
Musli, en el partido ante el Estudiantes del pasado domingo / Ñito Salas
  • Plaza ensaya fórmulas para afrontar la final de la Eurocup con Omic como único ‘5’

El Unicaja regresó ayer al Palacio de los Deportes tras dos días y medio de descanso. Necesitaba el equipo este pequeño paréntesis tras ocho partidos en 19 días, varios de ellos de mucho nivel y presión, además de viajes incómodos y muchas horas de aeropuerto. La plantilla necesitaba dar descanso a las piernas y a la cabezas, como se demostró el domingo pasado ante el Estudiantes, en el que se vio a un equipo lejos de su mejor nivel.

Apartir de ahora toca aprovechar al máximo los entrenamientos para preparar los que seguramente serán los partidos más importantes de la temporada, los de la final de la Eurocup. Ayer hubo una sesión larga, de casi tres horas, con vídeo, parte de trabajo en gimnasio y entrenamiento en pista. Aunque Plaza todavía no pudo preparar detalles concretos sobre el rival, ya que por la mañana aún no se sabía, el entrenador del Unicaja sí tiene una preocupación en la cabeza más allá del contrincante: la baja de Dejan Musli.

El pívot serbio no trabajó ayer con sus compañeros, ya que aún ni siquiera puede apoyar bien su pie derecho, Acude a diario a trabajar con el fisioterapeuta del club, pero está lejos de poder entrenarse aún en pista. Se lesionó hace una semana, en el primer partido ante el Lokomotiv, y su esguince de tobillo de grado 2 tiene un plazo de recuperación de entre tres y cuatro semanas, según las estimaciones del club. Es decir, que en el mejor de los casos estaría disponible para el tercer partido de la final, si es necesario. Además, para el jugador la lesión también fue un duro golpe moral y se está mostrando muy precavido.

«En principio no cuento con él», dijo claramente Plaza, por lo que toca activar un plan B para paliar la ausencia del gran referente ofensivo interior del conjunto malagueño. ¿Qué opciones tiene el cuerpo técnico? Pues no muchas. Es cierto que Omic ha dado un paso adelante, tanto en dureza defensiva como en aportación en ataque. En los últimos tres partidos ha jugado una media de 27 minutos, cuando lo normal es que no supere los 15. El esloveno tendrá que volver a estar muchos minutos en pista en la final.

Carlos Suárez y Brooks también tendrán que jugar de pívots en algunos momentos del partido; aprovecharán su mayor rapidez y su tiro exterior ante los hombres grandes del rival, pero pueden sufrir en tareas defensivas. Eso obligará a Dani Díez a jugar de ‘4’, algo que ya ha hecho en los últimos partidos. La opción del canterano Okouo no parece la más indicada. Jugará algunos minutos para ayudar en defensa, pero darle más protagonismo en una final europea cuando no lo ha tenido en partidos menos importantes puede ser contraproducente. Aunque es cierto que Plaza siempre mantiene que quiere darle minutos al congoleño de 19 años.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate