Malaga CF

MIS NOTAS

Buena señal

Pocas veces unos cuantos pequeños detalles -un par de pérdidas, un rebote, un tiro precipitado- decidieron tanto un partido tan igualado. El Unicaja sólo cedió un cuarto, el fatídico tercero, el que siempre le costó la derrota frente al Valencia en los cuatro enfrentamientos de la temporada, pero le faltó decisión para afrontar un choque que, aunque parece en medio de la nada cuando se avista una final europea, tiene mucha trascendencia cara a la clasificación.

La preparación del partido, además, marcó el desarrollo del mismo, ya que con el resultado aún abierto, pues sólo había cuatro puntos de diferencia, Plaza reservó a Omic y Nedovic en los momentos transcendentales. Resultó demasiado evidente que la mente giraba hacia el martes, hacia el comienzo de lo más bonito que va a vivir el Unicaja en una década. El partido deparó varias sorpresas y todas fueron protagonizadas por los visitantes, empezando por el factor Lafayette, que volvió a jugar y lo hizo a un nivel excelso, anotando 11 puntos sin fallo en menos de ocho minutos, y luego por la contundencia de Omic, que por momentos hizo olvidar la ausencia de Musli, aunque a la postre resulte vital para la suerte de su equipo.

El Valencia, que no capturó su primer rebote ofensivo hasta el minuto 25, entre otras cosas porque acumulaba un 73% de acierto en tiros de dos, no jugó nunca cómodo, y ese será el mejor aval para la próxima semana de un Unicaja que se mostró muy competitivo durante los cuarenta minutos. Por primera vez este año, el cuadro malagueño dio la impresión de que podía ganarle al rival con el que se va a jugar el título de la Eurocup, y eso es una buena señal.

FUTURO

Okouo volvió a demostrar que será una baza importante para el Unicaja a la vuelta de la esquina. Le queda mucho por aprender, pero mientras se le enseña puede aportar cosas.

DECEPCIÓN

El partido de Suárez y de Waczynski fue para olvidar, el primero por sus pérdidas y su falta de tino y el segundo por su ineficacia en el triple.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate