Diario Sur
Malaga CF

Los Guindos sigue soñando

video

Aficionados malagueños viendo el partido en Los Guindos. / Foto: Álvaro Cabrera | Vídeo: Pedro J. Quero y Marina Rivas

  • Alrededor de 350 aficionados se reúnen paran ver el primer partido de la final ante el Valencia en una pantalla gigante

Esta vez no hubo factor Carpena, aunque tampoco hizo falta, porque Los Guindos estuvieron ahí. Con la mente puesta en la remontada y al grito de «sí se puede», más de 350 aficionados del Unicaja despidieron el primer partido de esta final de Eurocup reunidos en una de las pistas de las instalaciones donde cada día se forman los nuevos talentos cajistas. Algunos incluso vistiendo las camisetas de la final que el club ha puesto a la venta al precio de 10 euros. Sin embargo, la victoria se quedó finalmente en La Fonteta. «El Unicaja ha salido muy fuerte y ha demostrado que puede ganar, pero el Valencia tiene mucho fondo», explica uno de los asistentes al encuentro.

Seguidores que se reunieron para visualizar el partido en una pantalla gigante gracias a la iniciativa del propio club para que la marea verde pudiera estar un poco más cerca de su equipo, a pesar de los cientos de kilómetros de distancia. «Hemos demostrado que sí se puede, y eso a pesar de contar con la baja de Musli, y con un Nedovic que no estaba al cien por cien de sus posibilidades», señala otro de los aficionados. «Yo soy abonada al club desde pequeña y este viernes no podré faltar al Carpena», asegura una de las asistentes al partido en Los Guindos.

noticia relacionada
  • Fotos de los aficionados en Los Guindos para ver la final de la Eurocup

Y es que esa fue la frase más repetida entre los aficionados: «El viernes, todos al Carpena». Una cancha que se convertirá en un fortín para el que ya se agotaron las entradas. No pudieron viajar a Valencia, pero no dudaron en apoyar a los de Plaza desde aquí, desde Málaga, y no dudarán tampoco en hacer de la casa del Unicaja toda una marea verde para motivar al equipo. Tras un primer partido ilusionante, muchos de ellos volvieron a casa con lágrimas en los ojos, aunque otros, lo hicieron con la alegría de estar viviendo una final europea para la que han visto que su equipo sí que tiene posibilidades de ganar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate