Diario Sur

Malaga CF

ZONA TÉCNICA

GRAN OPORTUNIDAD PERDIDA

En esta final, que en realidad empezó el sábado, el Unicaja lo había apostado todo por sorprender ayer al Valencia. A pesar de que el cuadro local, tensionado en exceso, no jugaba a su nivel, el equipo malagueño no pudo conseguir su objetivo por el enorme desequilibrio de su ataque.

SUPLENTES

Plaza prefirió empezar el partido con su equipo dirigido por Alberto Díaz. En el quinteto local, ninguna sorpresa. La defensa del Unicaja se cerraba colectivamente cuando el balón llegaba a las manos de Dubljevic. Al Valencia le costaba mucho anotar, mientras el cuadro malagueño, liderado por Nedovic, alternaba los aciertos del escolta serbio y de Brooks para alcanzar las primeras ventajas. La entrada de los suplentes de ambos bandos dio un giro al partido favorable a los locales, porque el ataque malagueño se estancó.

DOS CARAS

Aunque los suplentes del Unicaja seguían fallando en el comienzo del segundo cuarto, su actividad en el rebote ofensivo permitía al Unicaja mantenerse por delante. El ritmo lo imponía la defensa malagueña. Como su equipo no anotaba, Martínez tuvo que ordenar el retorno urgente de sus mejores hombres. El Unicaja, con muchos suplentes, abrió otra brecha en el marcador. Cuando los titulares del Unicaja iniciaron el retorno al juego, su equipo mandaba en el partido. A partir de ahí, la lucha entre titulares favoreció con claridad a los locales y el partido llegó igualado al descanso. Destacar que durante la primera mitad los principales argumentos del Unicaja estuvieron centrados en su perímetro.

MALOS MOMENTOS

Tras el descanso, Plaza confió la dirección de su equipo a Lafayette. El partido mantenía el tono gris de la primera mitad, con predominio de los errores sobre los aciertos. En el ecuador del tercer periodo, el entrenador del Unicaja hizo un primer cambio táctico importante al dejar a su equipo sin un '5' puro y jugar con muchos aleros. El Unicaja, de nuevo con Okouo, vivía sus peores momentos. La defensa del Unicaja ya no llegaba a los tiradores locales y el Valencia, con varios aciertos exteriores, se puso por delante.

INFERIORIDAD

En el comienzo del último cuarto, la defensa local se volcaba sobre el perímetro del Unicaja aún a riesgo de dar facilidades debajo de su aro. El Valencia abrió ya una brecha en el marcador. Afortunadamente el retorno de Omic aumentó los recursos de su equipo en ambos lados del campo, aunque la suerte del Unicaja estaba en las manos de sus tiradores exteriores. Al final, la polivalencia de Dubljevic dio una victoria a su equipo que, por cierto, no hizo nada del otro mundo.