Malaga CF

MIS NOTAS

SIN TI NO SOY NADA

Sin ti no soy nada, una gota de lluvia mojando mi cara, mi mundo es pequeño y mi corazón pedacitos de hielo. La letra de Amaral penetra en el alma del Unicaja para explicar la situación con la que afronta una final europea tres lustros después, sin el mejor jugador interior lesionado y con el líder espiritual diezmado por un inoportuno percance en un entrenamiento. Sin ti no soy nada, le decían sus compañeros con la mirada a Musli, primero, y a Nedovic, después, en un vestuario abatido por la grandeza que exhibió en la Fonteta pero que no le bastó para superar a un Valencia que toma ventaja en la lucha por el título. Con estas importantes ausencias, el conjunto malagueño tiró de estrategia para desequilibrar un choque que terminó siendo dominado por el mejor jugador que pisó la cancha, Dubljevic. Tardó ocho minutos en anotar, pero en el último cuarto fue decisivo con sus triples, recurso que añade a su imponente juego cerca del aro, y eso que Omic firmó unos números extraordinarios.

Pese a no ganar ningún cuarto, el equipo que entrena Plaza cerró mejor el rebote en la segunda parte y tuvo opciones de victoria: desaprovechó dos rechaces ofensivos, un tiro exterior lanzado sin oposición y una gran defensa que culminó en falta personal. Son pequeños detalles, igual que el sábado, que dictan conclusiones: el Valencia lleva 5 victorias consecutivas esta temporada frente a un Unicaja que cada vez está más cerca de su rival pese que le resulta insuficiente para consumar el triunfo.

BANQUILLO RIVAL

El rictus de Pedro Martínez durante todo el partido delataba la sensación que tenía de la superioridad del rival. De ahí su gesto final con la victoria en el bolsillo, ya que el mejor entrenador de la Eurocup este año era consciente de la presión del primer partido de la eliminatoria. Siempre es el más difícil.

TRIPLES DECISIVOS

Hasta ocho jugadores del Unicaja anotaron algún triple, dos más que en el Valencia: la diferencia estuvo en que al descanso sólo había acertado Sastre por los locales y luego se le unieron cinco compañeros más.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate