Malaga CF

Al Unicaja le sobra motivación

video

Originales mensajes en las taquillas del vestuario del Unicaja. / Álvaro Cabrera

  • Los jugadores, seguros de poder ganar mañana para forzar el tercer partido después de rozar el triunfo en Valencia

  • El equipo, pese a perder, regresó de Valencia con buenas sensaciones y deseando volver a competir

En las elecciones españolas de octubre de 1996, las encuestas daban clara ventaja a José María Aznar sobre Felipe González. Fue una campaña electoral muy dura e intensa en la que, pese al desgaste provocado por el largo periodo del PSOE al frente del gobierno, este perdió por una pequeña diferencia ante el Partido Popular. Entonces, Alfonso Guerra, que había sido vicepresidente, dijo que nunca había habido victoria más amarga ni derrota más dulce. Lo mismo se podría decir del resultado del primer duelo entre el Valencia y el Unicaja en la final de la Eurocup.

Los valencianos rozan el título –de hecho, pueden celebrarlo en Málaga mañana tras el partido que comenzará a las 21.00 horas–, pero el Unicaja salió reforzado en su autoestima. Se hicieron muchas cosas bien, se hizo dudar al rival y se bordeó la victoria ante un Valencia que parecía inabordable.

Esta sensación es la que había ayer en la plantilla del Unicaja en el regreso desde Valencia. Ha entrado la final en un intenso duelo psicológico en el que los entrenadores y las plantillas se agarran a cualquier aspecto para presionar. El Unicaja movió ficha a primera hora del día y lanzó en las redes sociales la campaña ‘Málaga no se rinde’, en la que reclamaba el apoyo de la ciudad para equilibrar la eliminatoria y en la que Joan Plaza y algunos jugadores ejercían de altavoces. «Yo no me rindo. ¿Lo vas a hacer tú? Nos vemos el viernes en el Carpena», afirmaba el técnico en un vídeo grabado en Madrid antes de coger el AVE para Málaga.

Respuesta desde Valencia

La respuesta no tardó en llegar, y fue por boca de Joan Sastre, junto a Dubljevic, el hombre decisivo hasta el momento en la final. «Ahora la presión es suya, tenemos la tranquilidad de que si no nos sale un buen partido o si nos sale pero perdemos, tenemos el tercero aquí en casa, con nuestra gente, nuestra afición, que hasta ahora no nos ha fallado», afirmó el mallorquín.

Y puede ser el factor que marque el desenlace de la final este duelo mental, teniendo en cuenta que los dos equipos están parejos en lo deportivo, tal y como se vio el sábado en la Liga y el martes en el primer duelo de la final. El Unicaja está preparado para aguantar en este sentido, no sólo por la gran movilización que se ha generado entre su afición por alcanzar una final, sino por la propia rutina que acompaña a los jugadores del equipo malagueño.

Una muestra son las frases que adornan sus taquillas y que se pueden leer en la imagen que acompaña estas páginas. Las hay de todo tipo y con orígenes diversos incluyendo la religión, la historia, la familia o el trabajo. «Los que tienen coraje no conocen el miedo y siguen adelante». Esta es la frase que lee cada día Nemanja Nedovic cada vez que entra en el vestuario. El escolta recurrió a un personaje histórico de su país, el general Duke Zivojin Misic, famoso por su valor durante la Primera Guerra Mundial en la lucha contra las tropas del imperio austrohúngaro.

Curioso también es el mensaje elegido por Jeff Brooks que, utilizando la palabra S. U. C. C. E. S. S. (éxito) y sus siglas para enumerar una serie de valores. «Suceed Utilizing Confident, Courage, Efficent, Strenght and Spirit». Traducido, es algo así como «tener éxito utilizando la confianza, el valor, la eficacia, la fuerza y el espíritu».

Son varios los jugadores que se apoyan en sus sólidas creencias religiosas para afrontar estas situaciones de máxima presión como la que ahora tiene delante el equipo. El caso más llamativo es el de Kyle Fogg, un atleta de Dios, al que considera la base de su éxito. «Dios, familia y esperanza. Dedicar cada día a mejorar y ayudar a los menos afortunados en nombre de Dios».

Menos místico es el origen de la frase que preside la taquilla de Carlos Suárez. El madrileño buscó una simbología conocida para su primera temporada como capitán del equipo y se fijó en la famosa película ‘El club de los poetas muertos’, en la que un grupo de alumnos entonaba un poema del estadounidense Walt Whitman poniéndose en pie en homenaje a su profesor: «¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, nuestro terrible viaje ha terminado...». Como se puede comprobar, todo vale para alcanzar el objetivo deseado, que en este caso es un título europeo.

LOS PROTAGONISTAS

Alen Omic, pívot: «No necesito que me creas, yo creo en mí»

El esloveno siempre ha sido un jugador muy ambicioso, de ahí el «No necesito que tú creas en mí. Yo creo en mí»

Adam Waczynski, alero: «Familia, fe y trabajo duro»

Trabajo y ambición es el mensaje que Waczynski eligió para su taquilla. «Familia, fe y trabajo. Márcate unos objetivos altos y no pares hasta que estés ahí».

Jamar Smith, escolta: La preparación para no fallar

Una conocida frase de un publicista fue la elegida por Jamar Smith como mensaje de motivación. «La preparación adecuda previene pobres actuaciones».

Jeff Brooks, ala-pívot: ‘Success’, una palabra con fondo

El ala pívot eligió la palabra ‘success’, éxito en inglés para motivarse cada día: «Tener éxito utilizando la confianza, el valor, la eficacia, la fuerza y el espíritu».

Kyle Fog, escolta: Trabajo y solidaridad

«Dios, familia y esperanza. Dedicar cada día a mejorar y ayudar a los menos afortunados en nombre de Dios», un mensaje que resume su personalidad.

Viny Okouo, pívot: «Luchar hasta el final»

El pívot es una fuerza de la naturaleza a sus 19 años y su potencial físico es la base de su juego. «Luchar hasta el final», es la frase que adorna su taquilla.

Alberto Díaz, base: «Todo es psicológico»

El malagueño sabe que la preparación mental es clave para competir a un nivel profesional, de ahí su claro mensaje: «Todo es psicológico».

Dejan Musli, pívot: «Dios, ayúdame»

El pívot serbio tiene unas profundas convicciones religiosas, de modo que el mensaje que adorna su taquilla, escrito en cirílico, es un simple «Dios, ayúdame».

Suárez y ‘El club de los poetas muertos’

El poema de Walt Whitman se popularizó en la película ‘El club de los poemas muertos’: «¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!». Y esta es la frase elegida por Suárez.

Nemanja Nedovic, escolta: El general serbio idolatrado

El escolta eligió una frase del general Duke Zivojin Misic, héroe en la Primera Guerra Mundial. «Los que tienen coraje no conocen el miedo, siguen adelante».

Dani Díez, alero: «Siempre al cien por cien»

El madrileño es un tipo muy positivo y uno de los que hacen piña en el vestuario, de ahí la frase que resume su carácter: «Siempre al cien por cien».

Oliver Lafayette, base: «Juego en el nombre de Jesús»

Conocidas son las creencias religiosas de muchos jugadores estadounidenses, como Lafayette. Un «Juego en el nombre de Jesús» adorna su taquilla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate