Diario Sur
Malaga CF

zona técnica

Listos para volver a Valencia

A pesar de no haber conseguido el triunfo en ninguno de los dos recientes partidos disputados en Valencia, el Unicaja ha confirmado que ya no es ese equipo vulnerable que tanto sufrió en la primera parte de la temporada. El cuadro malagueño, tras su amplio dominio del sábado, lo tenía todo preparado para sorprender el martes a su rival, en busca de ese importante primer punto que marca las eliminatorias rápidas a sólo dos victorias. Aunque no lo consiguió, estuvo tan cerca que a ninguno de los que vimos el partido nos resultaría nada extraño que lo lograra enseguida ni tampoco que, incluso, pudiera hacerlo dos veces de manera consecutiva. Que los integrantes del Unicaja y la afición que los apoya estén también convencidos de ello es condición esencial para el deseado retorno a Valencia.

Buen arranque

El partido del martes no fue bueno ni mucho menos. Ninguno de los dos equipos alcanzó su nivel habitual de rendimiento, como indica perfectamente el pobre porcentaje general de acierto en los tiros. Seguramente, en la enorme tensión del partido estuvo la causa principal de tantos errores. Dio la impresión de que especialmente al Valencia se lo comieron los nervios y la responsabilidad, que en algunos momentos llegó a convertirse en lo más parecido al miedo. Todo esto fue un lastre para los locales en el primer partido. Aunque el segundo encuentro, condicionado por el resultado del primero, tiene ya otras circunstancias, todos los integrantes del Valencia saben que si el Unicaja gana esta noche, lo más probable es que vuelva a hacerlo el próximo miércoles. Por eso, es fundamental una buena salida de los locales, con la actitud del que no tiene nada que perder. Si el conjunto malagueño logra que el miedo vuelva a aparecer, Pedro Martínez y sus hombres no saldrán bien parados de aquí.

No repetir errores

El Unicaja dominó el otro día durante muchos minutos de la primera parte. En el cuarto inicial llevó el mando en el juego durante más de siete minutos y después perdió su renta en los tres últimos. En el segundo cuarto la ventaja fue aún mayor y el declive todavía más rápido. Ambas fases negativas tuvieron rasgos similares, ya que estuvieron precedidas por la entrada de varios hombres desde el banquillo del Unicaja y en las dos tuvo mucho protagonismo anotador Sastre, con el que Nedovic no pudo nunca. Por eso, tanto la concentración de los sustitutos que entran en cancha como la vigilancia del alero balear en los momentos en los que su equipo necesita reaccionar son aspectos a mejorar en el partido de esta noche.

Más circulación

A estas alturas, especialmente mientras se mantenga la ausencia de Musli, todo el mundo sabe ya que la defensa del Valencia se volcará decididamente sobre los hombres de perímetro del Unicaja, aun a riesgo de permitir alguna situación de ventaja para los pívots locales. En el primer partido, Smith, Nedovic y Waczynski, que acumulan en la competición nacional una media conjunta de 32 puntos –lo que representa casi el 40 % del ataque de su equipo–, sólo acumularon 11 puntos, que se quedó en el 17 % de los pobres 62 que sumó el cuadro malagueño en el Pabellón de la Fuente de San Luis. Naturalmente, esta escasa anotación de los hombres exteriores del Unicaja no obedece sólo a un mal día, sino más bien a la acumulación de defensores alrededor de estos jugadores que facilitan la tarea defensiva con el abuso del bote.

La solución debe estar en un rápido movimiento del balón por el perímetro del Unicaja que retrasará las recuperaciones de los defensores del Valencia y otorgará ventajas, no sólo para ellos, sino también para los pívots. Será el camino para aumentar la peligrosidad del ataque malagueño bajo el aro rival y también una manera de sumar tiros libres, un apartado estadístico muy deficitario para el Unicaja casi siempre que se enfrenta al conjunto valenciano.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate