Diario Sur

Malaga CF

El sueño sigue intacto

fotogalería

Díez y Fogg se funden en abrazos y celebraciones con los aficionados anoche tras la victoria. / Salvador Salas

  • Un sensacional Unicaja fuerza el tercer partido de la final de la Eurocup al dominar por completo al Valencia en un pabellón entregado

La final de la Eurocup se decidirá el próximo miércoles en Valencia. El Unicaja no se rindió y forzó el tercer y definitivo encuentro al derrotar esta noche en un gran encuentro al conjunto valenciano por (79-71) . El equipo malagueño fue siempre por delante en el marcador y dejó claro desde el salto inicial que no iba a permitir que su rival ganase el título en Málaga. Jamar Smith dinamitó el encuentro en el tercer cuarto con un recital desde la línea de tres para acabar con 20 puntos. El escolta, Alberto Díaz y Omic fueron los más destacados del equipo malagueño.

El Unicaja se contagió del excelente ambiente que había en las gradas antes del comienzo, y salió con un nivel de energía notablemente superior al de su rival. A los cinco minutos doblaba al Valencia en el marcador (13-6) gracias a su control absoluto del rebote, especialmente el ofensivo y a los triples de Nedovic y Waczynski. Fueron precisamente los aciertos desde la línea de 6,75 los que permitieron al Valencia aguantar el vendaval del Unicaja y el primer cuarto se cerró con el partido más apretado de lo que parecía, 21-16.

El equipo malagueño daba la sensación de que estaba jugando al cien por cien, pero eso no impidió que su rival volviese al partido en el arranque del segundo cuarto castigando cada fallo del Unicaja. Oriola ajustó el marcador nada más salir a la pista aprovechando su velocidad sobre Okouo (23-19). Esta vez Dubljevic no estaba siendo el factor desequilibrante, muy bien defendido por Omic, algo en lo que las ayudas de la defensa cajista fueron clave. Entró entonces el encuentro en una fase de un ritmo enorme, con los dos equipos metiendo todo lo que lanzaban. Un gran espectáculo digno de la final. Sin embargo, el Valencia no acertó a cerrar el enorme agujero que tenía en el rebote defensivo. Ahí se hizo enorme Jeff Brooks, el mejor en los primeros 20 minutos. El regreso de Nedovic y un triple sobre la bocina del estadounidense dieron al conjunto cajista una renta de 9 puntos para encarar la segunda parte (43-34).

El arranque del tercer cuarto hizo presagiar un desplome del Unicaja, con un parcial de 0-6 para el Valencia que se colocó 43-40. Cuando surgían las dudas en el cuadro de Plaza se produjo una jugada clave. Alberto Díaz robó un balón un anotó al contragolpe. La acción del malagueño y los gritos que le dio a sus compañeros cambiaron la dinámica del partido. Volvió la energía en defensa con Omic imponiéndose a Dubljkevic y emergió la figura de Smith para dinamitar el partido. El escolta, que en el primer partido anotó un lanzamiento de nueve, firmó tres triples seguidos que pusieron el pabellón patas arriba. La ventaja del Unicaja alcanzó los 16 puntos después de otra canasta de Smith y un una inesperada suspensión de Omic (62-46). Fueron minutos brillantes del Unicaja, que tenía al Valencia noqueado. Un triple de Sato sobre la bocina dio algo de aire al conjunto naranja, 64-51.

El último cuarto comenzó con ciertas dudas en el Unicaja, quizá fruto del cansancio. Sin la referencia de los triples, el Valencia se fue acercando (68-58, min.34) y los tiros libres eran casi la única vía de anotación. La tensión era máxima, pero el conjunto aguantó la primera oleada del Valencia. El rigor defensivo y otra vez los rebotes, con Suárez destacado, sacaron el Unicaja del aprieto para volver a distanciarse (75-71, min. 36). La renta ya fue insalvable para el Valencia, demasiado precipitado.