Diario Sur
Malaga CF

Entre los mejores

El Unicaja y Málaga, entre los mejores de Europa. Impresionante éxito alcanzado. Un título envuelto en sangre, sudor y lágrimas. Sabe mejor. Una demostración de fortaleza mental en los momentos más adversos. Una carrera hacia el campeonato lleno de obstáculos. Un título que se ha hecho de rogar mucho tiempo, tal vez demasiado. Un indicador de lo difícil que es transitar por la alta competición. Pero aquí está. Celebraciones merecidas, es tiempo de disfrutar para su presidente y equipo directivo, tantas veces cuestionado. Un ‘staff’ técnico de primer nivel y un equipo que ha sabido sufrir para ganar. No querían disputar la final, la querían ganar, y lo lograron. Un triunfo a la altura de una afición como pocas existen en Europa.

¿Y después? Cuando pase el éxtasis justificado, una ruta de felices multitudes, llegará el momento de la reflexión. Volver por la puerta grande a la máxima competición europea requiere una serie de cuestiones que me atrevo a resumir en tres puntos:

–Refuerzo de la fábrica de sueños, Los Guindos. Alberto Díaz, un ejemplo de cómo un chico normal, que hace del esfuerzo su señal de identidad, simboliza la importancia de la presencia de la cantera en el primer equipo. Hay que saber leer el talento.

–Mejorar las condiciones ante la exigencia del calendario. Estar entre los mejores supone hacer un esfuerzo inversor de los mejores. Afrontar las competiciones en las mejores condiciones exige un esfuerzo organizativo de primer nivel. El Unicaja estará preparado para dar esa respuesta.

–Equipo. No es fácil encontrar un entrenador del nivel y capacidad de Joan Plaza. Vivió sus momentos más duros tras finalizar la Copa del Rey. Todo eran dudas a su alrededor. Los entrenadores no son infalibles, pero, ¿quién lo es? Seguir construyendo un equipo a su alrededor que esté a la altura de los apasionantes retos que están por venir.

No me olvido de que queda el último tercio de Liga y unos ‘play-off’ más abiertos que nunca. El club, trabajando con las luces largas puestas; el equipo, con las luces cortas. Aún queda mucho por competir. Y por disfrutar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate