Diario Sur

Malaga CF

El fin de la penitencia de Musli

Musli pelea el domingo con Maric, del Andorra.
Musli pelea el domingo con Maric, del Andorra. / Salvador Salas
  • «Ha sido muy duro, pero vuelvo con más ganas», dice el pívot, que se perdió por lesión la final de la Eurocup

  • Tras un mes de baja, el serbio regresa a las canchas con el objetivo de mostrar su mejor versión en los ‘play-off’

Estaba siendo uno de los mejores jugadores del Unicaja. El único del equipo entre los más valorados tanto en la Liga Endesa (14,6 puntos de media) como en la Eurocup (14,1), el referente ofensivo interior y el hombre que más tiempo estaba en pista. Eso hasta que el pasado 14 de marzo en el pabellón del Lokomotiv, en Krasnodar, se lastimaba su tobillo derecho. Musli abandonaba el pabellón ayudado por Omic y Brooks, y tras las pruebas le diagnosticaron un esguince de grado 2.

No era una lesión grave, quizás algo más larga de lo habitual al tratarse de un jugador grande, de 110 kilos de peso, y solo se perdería cinco o seis partidos. ¡Pero qué partidos! El dorsal 44 del Unicaja, incluido en el mejor quinteto de la Eurocup esta temporada, se perdió el resto de las semifinales y la final.

«Ha sido duro, muy duro», remarca el jugador. «Había jugado todos los partidos, salvo uno que me perdí ante el Zénit, y cuando llega la posibilidad de ganar un título, me tengo que quedar en el banquillo. Todos los partidos son importantes, pero no estar en una final de la Eurocup…», se lamenta el pívot. «Lo bueno es que gananos, pudimos celebrarlo y ahora ya no pienso más en eso. Vuelvo con más ganas y con la mente puesta en la ACB».

Para el exjugador del Manresa la lesión fue un duro varapalo también anímico. Estuvo muy arropado por los miembros del ‘staff’ técnico y ahora ya sólo piensa en ir a más. Musli disputó 12 minutos ante el Andorra, en los que anotó cinco puntos y cogió tres rebotes. Está recuperado, pero tras el partido le esperaba una sesión de trabajo en el tobillo con los fisioterapeutas del club. «He estado todo el tiempo con el equipo, en los viajes, en los entrenamientos… Pero hasta estos últimos siete días no he podido trabajar con ellos bien. Ahora me siento mucho mejor, físicamente al cien por cien. Lo importante era volver a jugar, aunque seguro que me harán falta algunos partidos para recuperar el ritmo de la competición», admite el jugador.

De Manresa a Málaga

Musli llegó el pasado verano a Málaga como el jugador con mejor valoración de toda la Liga Endesa, al promediar 19,7 por encuentro en el Manresa. En un equipo modesto, en el que era la gran estrella y con el que jugaba muchos minutos, el serbio destacó en varios apartados estadísticos. En Málaga, con menos minutos y en un equipo más grande, su aportación no está siendo muy inferior. «Es distinto. En Manresa juegas por no descender y sabes que vas a perder muchos partidos; en el Unicaja, un equipo grande, existe esa presión de ganar todos los partidos. Eso me gusta, porque yo siempre quiero ganar, hasta en la PlayStation», afirma. «Estoy trabajando mucho para mantener mi nivel y en el Unicaja los entrenadores y mis compañeros me están dando la confianza necesaria», dice.

Su inclusión en el quinteto ideal de la Eurocup como mejor pívot junto a Dubljevic es un reconocimiento a su buena temporada. «No puedes decir que los reconocimientos individuales no son importantes, sí lo son y estoy feliz por ello, pero creo que es algo que ha sido posible gracias a los entrenadores y a los compañeros».

El exjugador del Manresa se muestra muy ilusionado con lo que queda de campaña. Buen amigo de Nedovic, ahora ha hecho buenas migas también con Omic, su compañero en la posición de ‘5’. «Es un gran tipo, creo que hacemos buena pareja interior», afirma. Es optimista sobre la evolución del Unicaja, pero asegura que tienen que ir paso a paso y no piensa más allá del próximo entrenamiento. Eso sí, sabe que si todo va bien la próxima temporada volverá a jugar en la Euroliga (disputó dos partidos con el Baskonia y una treintena con el Partizán). «Antes de la final con el Valencia sí pensé en el tema de la Euroliga, pero ya no. No pienso mucho en el futuro. Pero es evidente que todos los jugadores queremos jugar al máximo nivel», declara.