Diario Sur

Malaga CF

ZONA TÉCNICA

ENORME SUPERIORIDAD LOCAL

El Unicaja sigue en la línea impresionante de las últimas semanas aplastando a todo el que se pone por delante, y además dando la impresión de que lo hace con enorme facilidad, como si los hombres que integran su plantilla fueran de una Liga superior. De mantener este nivel se puede esperar lo mejor.

EQUILIBRIO

Plaza mantuvo a Fogg en el quinteto inicial tras su exhibición del último día. Vidorreta, por su parte, dejó en el banquillo a sus dos pívots más importantes. Los dos equipos defendían hombre a hombre, con los mismos emparejamienmtos en los dos lados del campo. El predominio de los triples en los dos ataques y la manera decidida de cargar el rebote ofensivo por parte local fueron las notas principales de un primer cuarto muy igualado en el que el entrenador local volvió a meter en cancha a Lafayette como primer relevo en el puesto de base.

ACIERTO

El segundo cuarto arrancó con diez suplentes en cancha y más acierto ofensivo del Unicaja, que se despegó enseguida. El duelo particular entre Fran Vázquez y Musli, con gran actividad del gallego, centraba la atención de los aficionados. Los visitantes, con mejor movimiento del balón, volvieron a igualar el marcador. Como ocurre siempre, la entrada de Alberto Díaz recompuso la defensa del Unicaja y el equipo malagueño llegó al descanso con diez puntos de ventaja. El Unicaja había anotado 10 de sus 12 tiros, la mitad de ellos triples, en el segundo cuarto, y para colmo, tras sus dos únicos fallos logró el rebote en ataque.

DENTRO

Tras el descanso, Plaza puso en cancha a sus titulares, pero comandados por Díaz. Como el Unicaja no daba tregua ni atrás ni delante, Vidorreta tuvo que parar el partido, con su equipo a punto de descarrilar en sólo dos minutos. Doornekamp merodeaba por el poste bajo para explotar su superioridad física sobre Waczynski, pero la defensa respondió con ayudas colectivas. El cuadro tinerfeño sólo anotó dos puntos en casi seis minutos y el Unicaja alternaba aciertos y errores desde la línea de tres puntos. Cuando entró Musli, su equipo abandonó los triples para insistir en el juego interior, aunque ya no había partido.

LAFAYETTE

En el comienzo del último cuarto el Unicaja ganaba por 19. Los jugadores visitantes pensaron que, con tan amplia ventaja, los locales se dormirían y salieron más activos que nunca; pero este ‘nuevo’ Unicaja no parece dispuesto a dar ventaja a nadie. Muy pronto volvió a entrar Lafayette que, aunque sigue sin aportar nada, jugó cinco minutos más que el MVP de la final de la Eurocup.