Malaga CF

ZONA TÉCNICA

EL UNICAJA SE VINO ABAJO

A unque parecía el momento propicio para ganar en el Palau Blaugrana, tras unas semanas impresionantes en las que muchos llegamos a pensar que no había quien pudiera ganar al Unicaja, el cuadro malagueño no dio la talla. Creíamos que el campeón de la Eurocup no tenía ya nada que ver con el que perdió con el Barcelona en la Copa del Rey, por eso ver al equipo con tan poco brío fue una decepción.

MENOS DEFENSA

Desde los primeros compases del partido nos pareció más activa la defensa del Barcelona que la del Unicaja. Oleson frente a Nedovic, lo mismo que Díaz sobre Rice se empleaban a fondo atrás, aunque tanto el base local como el visitante empezaron muy acertados en ataque. El cuadro malagueño, que lo bordaba en ataque, se puso por delante en el cuarto minuto. Un excelente movimiento de balón y mucho acierto exterior eran las bazas del conjunto ’cajista’; el cuadro catalán, además, contaba con el juego interior de Tomic, al que la defensa del Unicaja le permitía jugar uno contra uno cerca de la canasta. Ambos técnicos movieron muy pronto sus respectivos banquillos. Al final del primer cuarto, el Barcelona ganaba claramente, con diez puntos de Tomic que marcaron la diferencia.

DESAJUSTES

En el comienzo del segundo cuarto, el Unicaja mantuvo las dificultades ofensivas de los últimos minutos del primero. El equipo malagueño dependía demasiado de los triples, a pesar de que la defensa local daba más facilidades por dentro que por fuera. Lo cierto es que el Barcelona, cargado de suplentes y sin Tomic, no atacaba como en los primeros diez minutos, por eso, el Unicaja, corto de anotación, no se quedó muy atrás en el marcador. Plaza quiso buscar soluciones con un quinteto muy pequeño, sin alero alto ni pívot. Bartzokas contraatacó dando entrada a Tomic y su equipo, con demasiada ventaja en ataque, aumentó su renta antes del descanso.

MEJOR

Tras la pausa volvieron al campo Díaz y los pívots, pero sobre todo, el Unicaja defendía con más intensidad y concentración. Lástima que en esos momentos el ataque malagueño era un sucesión de errores. Tampoco tuvo suerte el Unicaja, porque Brooks, que había iniciado la reacción malagueña tuvo que irse al banquillo tras recibir un golpe. De cualquier forma, el ataque azulgrana no tenía ni la agilidad ni la eficacia de antes, porque a Tomic ya no le llegaba el balón de la misma manera. Plaza buscó una mejora en la anotación de su equipo dando entrada a Nedovic, Fogg y Musli, pero el Barcelona mantuvo su ventaja.

SIN TENSIÓN

En el comienzo del último cuarto, Plaza continuó con su apuesta ofensiva. Bartzokas dejó a Rice y a Tomic en el banquillo, pero Unicaja seguía perdiendo balones de manera inexplicable. En el otro lado del campo, el entrenador del Unicaja situó a los suyos en zona 2-3. El técnico griego respondió dando entrada a Tomic con algún tirador exterior, lo que obligó a Plaza a desmontar su zona. Cinco minutos antes del final Plaza aceptó la derrota y aprovechó para dar minutos a Lafayette, aunque esto le obligara a jugar con tres ‘pequeños’ en el perímetro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate