Diario Sur
Malaga CF

ZONA TÉCNICA

Victoria y escaso espectáculo

El público volvió a dar la espalda al Unicaja en el día de ayer y nos gustaría contar que los que anoche se quedaron en casa se perdieron un gran espectáculo, pero la verdad es que no fue así. Lo cierto es que a estas alturas ya, la aportación de equipos como el Manresa es muy corta para una competición tan importante como la Liga Endesa.

SIN TENSIÓN

En el comienzo del partido predominaban los errores sobre los aciertos. El ataque catalán trataba de explotar la superioridad de estatura de Tomás sobre Waczynski. El Unicaja hacía ataques más largos de lo esperado, aunque tenía una cómoda vía de anotación a través de Musli, cerca de la canasta. Las sucesivas pérdidas del cuadro manresano, algunas de ellas inexplicables, facilitaron el primer despegue del Unicaja que castigó con contragolpes los errores del cuadro del Vallés. En el arranque final del primer cuarto, algún cambio defensivo visitante, el acierto exterior de Tomás y la excesiva frialdad del Unicaja permitieron al Manresa cinco puntos de ventaja.

OKOUO

Para intentar subir la temperatura de su equipo, Plaza dio entrada a Díaz en el comienzo del segundo cuarto. En el tercer minuto, el técnico local hizo otro movimiento llamativo al dar entrada al Okouo en la posición de pívot. Como Lafayette estaba también en juego, el Unicaja tenía un quinteto muy especial que completaban Suárez y Díez. La mejora defensiva fue tan notable que el Manresa sólo anotó tres puntos en siete minutos y los locales, sin hacer nada especial en ataque, recuperaron el mando en el marcador. Fueron minutos en los que Okouo volvió a poner de manifiesto sus enormes posibilidades de futuro.

A RACHAS

Después del descanso volvieron los titulares del Unicaja, pero en esta ocasión con Díez por Waczynski. Los visitantes tomaron otra vez la iniciativa en el juego y en menos de cinco minutos estaban por delante en el marcador. La defensa local volvía a ser tan pobre como en el primer cuarto. Entraron Omic, Díaz y Suárez que revitalizaron de inmediato la defensa de su equipo. El Manresa insistió en su defensa de zonas, pero el Unicaja recuperó enseguida el mando en el marcador, tras anotar 25 puntos en el tercer cuarto.

INDIVIDUALIDADES

En el tercer cuarto, Plaza dio entrada otra vez a Lafayette en un partido que ya estaba roto. Okouo ocupó de nuevo la posición de cinco y el partido se convirtió en una oportunidad única para que los jugadores aumentaran sus números individuales. Brooks, como antes lo había hecho Fogg, aprovechó el momento para lucirse, por más que el rendimiento defensivo del equipo se mantuvo a un nivel muy discreto. Al final, victoria clara del Unicaja, que repartió mucho sus minutos entre 11 jugadores.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate