Malaga CF

El riesgo de jugar entresemana

Un momento del partido disputado este miércoles.
Un momento del partido disputado este miércoles. / Ñito Salas
  • Los pobres registros de asistencia en los dos últimos partidos son una advertencia para la próxima campaña, cuando podría haber dos choques de lunes a viernes

Aviso para navegantes. El Unicaja está viviendo una situación realmente llamativa, y no precisamente por lo positivo de la misma. Tras la consecución del título de la Eurocup, el Palacio de los Deportes ha registrado datos muy negativos en cuanto a asistencia.

Es evidente que los partidos entresemana no cuadran en los horarios y la rutina de los aficionados malagueños. El miércoles, contra el Manresa, se registró la peor asistencia desde mayo de 2014. Fueron 3.891 espectadores frente a los 3.394 de hace tres años.

Podrían ser un dato aislado, pero la semana pasada causó bastante sorpresa en el club el escaso público que acudió a ver el duelo contra el Tenerife, entonces tercer clasificado de la Liga ACB. Fueron 5.193, hasta ese día la entrada más baja de la temporada en un partido de Liga y que fue ‘pulverizada’ por el registro de esta semana ante el Manresa.

Panorama preocupante

El panorama cara al futuro es preocupante. La próxima temporada el calendario en la Euroliga se comprimirá hasta el extremo por la obligación de parar para la disputa de los partidos de selecciones. Será habitual que se jueguen dos partidos entresemana (uno en casa y otro fuera), y el de casa podría ser un martes o un miércoles. Al tratarse de la Euroliga, el rival tendrá un cartel más atractivo, pero la historia reciente del Unicaja en competiciones europeas no invita tampoco al optimismo; es decir, a grandes asistencias de público. Basta con echar mano del archivo para comprobar que la pasada temporada en el arranque de la Euroliga no se alcanzaron los 6.000 espectadores en los dos primeros partidos (Brose y Darussafaka), aunque ante el Maccabi y CSKA, dos de los platos fuertes, se rondó los 9.000. Eso sí, todos los encuentros disputados en viernes. La clave es, sin duda, el día de partido. Los datos demuestran que la afluencia de espectadores se desploma en los encuentros fijados para los primeros días de la semana, por razones obvias. Jornada laboral, al día siguiente hay que trabajar y los más jóvenes tienen colegio o universidad. Todo son problemas.

Esta temporada, los equipos españoles que han disputado la Euroliga (Real Madrid, Baskonia y Barcelona) en sólo dos ocasiones a lo largo de la primera fase disputaron dos partidos seguidos como locales, viernes y martes. Se trata de otra circunstancia nueva a la que tendrá que hacer frente el Unicaja y su afición, que deberá ir hasta tres veces al pabellón si también coincide partido de liga en Málaga en un espacio de cinco días. Esto pondrá a prueba la fidelidad del público y hasta su paciencia. En este sentido, un partido tan atractivo como un Real Madrid-Barcelona, el segundo entre ellos en la Euroliga, se disputó un martes. Así que hay que estar preparado para todo.

Es evidente que el cartel y el formato de la máxima competición continental son muy atractivos, incluso más que el de la Liga ACB, así que está por ver cómo el Unicaja y su afición afrontan el atractivo pero exigente regreso a la Euroliga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate