Malaga CF

ZONA TÉCNICA

EL REBOTE DECIDIÓ EL PARTIDO

El Unicaja falló doce tiros más que su rival y dispuso de once oportunidades menos desde la línea de personal, pero ganó el partido. La razón del triunfo estuvo en una enorme superioridad en el rebote y en sus catorce recuperaciones, lo que le permitió muchas más posesiones y, en consecuencia, dieciséis tiros en juego más que su rival.

MUCHA ANOTACIÓN

El entrenador del Unicaja, Joan Plaza nos sorprendió dando entrada en el quinteto inicial a Dani Díez. El emparejamiento entre dos anotadores como Jamar Smith y Rodrigue Beaubois nos llamaba mucho la atención. El Baskonia insistía mucho en su juego de ataque sobre Shengelia, que dominaba a Brooks cerca de la canasta. El Unicaja, por su parte, cargaba el juego sobre Musli que daba una de cal y otra de arena. Apoyado en Smith, el cuadro malagueño se mantuvo por delante en los primeros minutos, porque los triples entraban. El perímetro del Unicaja, mejor en ataque que en defensa, tomó el mando del partido momentáneamente, pero la defensa local reaccionó de manera feroz y el partido, con nueve suplentes ya en cancha, llegó empatado al final del primer cuarto.

MÁS DEFENSA

El Unicaja había tenido más acierto en ataque que su rival. Pero las seis pérdidas le impidieron dominar el primer cuarto. En el principio del segundo, los diez hombres que empezaron el partido se quedaron sentados, destacando la presencia de Lafayette y la ausencia de Díaz. La exuberancia anotadora del primer periodo se perdió en el arranque del segundo y el marcador no se movía. Ambos entrenadores sustituyeron a sus bases y dieron entrada a Laprovittola y a Alberto. Las dudas de Musli al principio y los errores de Omic, después, permitieron la entrada de Okouo. La defensa mejoró mucho y, aunque el ataque no arrancaba, las pérdidas de los locales permitieron al Unicaja mantenerse por delante.

REBOTE OFENSIVO

Después del descanso, Alonso mantuvo a Blazic para vigilar a Smith. Como el Unicaja no anotaba, el Baskonia se puso por delante. Tras la tercera falta de Hanga, entró Luz y los locales, con menos estatura, encontraron su mejor fórmula ofensiva. Entraron Nedovic, Fogg y Musli buscando una mejora del ataque malagueño. En la recta final del tercer cuarto, el Unicaja, apoyado en un excelente rebote ofensivo y en algunos robos de balón, dio la vuelta al marcador cuando peor estaban las cosas.

SUÁREZ

En el comienzo del último cuarto, Lafayette se unió al inspirado Nedovic y el Unicaja abrió una brecha en el marcador. Un tiempo muerto de Alonso frenó la anotación malagueña, porque el sentido colectivo de su juego se perdió en las iniciativas de su escolta serbio. Tras el tiempo muerto de Plaza entró Smith por Nedovic. El partido estaba en un pañuelo cuando apareció Suárez para volcar el marcador al lado malagueño. Aún quedaría una lucha final de ‘pequeños’ que dio esta gran victoria al Unicaja.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate