Malaga CF

El Unicaja, aspirante a todo

fotogalería

Suárez y Lafayette tratan de cortar una jugada del Betis. / Ñito Salas

  • Se enfrentará al Tenerife en la fase por el título tras cerrar la Liga regular con un convincente triunfo ante el Betis Energía Plus, que confirmó su descenso a la LEB Oro

Aseguran los especialistas en esto del baloncesto que la suerte de un equipo depende del momento de forma y confianza con el que llegue a los momentos clave de la temporada. En febrero, el Unicaja estaba hecho unos zorros y decepcionó en la Copa. Mejoró desde entonces, se creció y fue capaz de ganar la Eurocup contra todo pronóstico. Ahora llega otra fase clave de la temporada con las eliminatorias por el título y el cuadro malagueño la afronta con un pico alto de forma, brillante incluso, y pleno de confianza. Ayer, en el dramático derbi andaluz que se vivió en el Palacio de los Deportes, demostró que está a años luz de un Betis Energía Plus que confirmó su descenso a la LEB Oro (98-89). Todas esas buenas sensaciones que desprende el Unicaja lo hacen aspirante a todo, con el permiso del Iberostar Tenerife, rival en cuartos de final.

Se lo jugó todo a una carta el equipo de Sevilla, pero no tuvo opción alguna ante el recital que ofreció la pareja formada por Nedovic y Fogg. Entre los dos lograron 43 puntos y acabaron con las ilusiones del Betis. La batería exterior del cuadro malagueño es a día de hoy temible, pues, aunque ayer se dio un respiro, Smith también está sobresaliente. Los 16 triples anotados, récord en un partido jugado en el Palacio, fueron demasiado para el Betis, por muchas ganas que pusieron sus jugadores. Aunque el juego del Unicaja es ahora más equilibrado que al comienzo de la temporada, no estaría de más que Musli y Omic elevasen su aportación, más que nada porque a veces los triples no entran y entonces es cuando llegan los problemas.

La alegría del Unicaja y su afición por la confirmación de una plaza como cabeza de serie para los ‘play-off’ contrastó con el drama del conjunto sevillano y sus aficionados. El final del partido fue un gran ejemplo de lo diferente que es el baloncesto a otros deportes en los que la rivalidad entre ciudades hace imposible imágenes como las que ayer se vieron en el Palacio. Las dos aficiones acabaron unidas en un fondo al grito de «Sevilla, Sevilla» y «¡Esto es baloncesto!». El descenso del equipo en el que juegan Alfonso Sánchez y Carlos Cabezas es una pésima noticia para todos los aficionados a este deporte. Habrá a quien le cueste entenderlo, pero esto es una cuestión de valores, convivencia, cultura y deportividad. El deporte bien entendido, no como el fútbol.

    El Betis hizo lo que pudo hasta que el Unicaja dijo ‘aquí estoy yo’. En el momento en el que apareció la calidad de los jugadores cajistas y la intensidad de su juego, el choque se fue decantando del lado del Unicaja. La primera oleada la dio Fogg con once puntos en cinco minutos (18-14), y aunque el Betis se sostuvo con el rebote, apareció Nedovic y fracturó el encuentro con otros once puntos en el arranque del segundo cuarto (46-30, min.15). Pese a la tímida reacción visitante antes del descanso, el regreso de Nedovic al partido finiquitó el choque. Poco se puede hacer cuando se tiene delante a un jugador capaz de anotar desde ocho metros con la facilidad que él lo hace. Tuvo una última oportunidad el cuadro sevillano en el minuto 34 cuando se situó 81-70, pero Plaza cortó por lo sano, devolvió a su ‘tridente’ mágico a la pista (Nedovic, Fogg y Smith) y ahí se acabó el partido y las opciones de permanencia del Betis, que no aprovechó el tropiezo del Zaragoza en su pista ante el Estudiantes.

    Recibe nuestras newsletters en tu email

    Apúntate