Diario Sur
Malaga CF

ZONA TÉCNICA

UN UNICAJA SIN LÍMITES

A pesar de que en el partido de ayer el Unicaja volvió a cometer errores, como ha ocurrido en los últimos partidos pasó por encima de los fallos e hizo lo necesario para ganar con autoridad. Lástima que esta victoria le costara el descenso al otro equipo andaluz. Una pena.

SIN DEFENSA

El Real Betis salió muy decidido desde el principio y llegaba con facilidad hasta debajo del aro malagueño, donde Musli no era obstáculo para los visitantes. El Unicaja, por su parte, hacía uso del tiro exterior en ataque. Los hombres del perímetro visitante desbordaban a la defensa local una y otra vez, aunque el valor triple de las canastas malagueñas le dio pronto la ventaja a los de casa. Enseguida entró Omic en busca de una mejora en la protección del aro propio, mientras Alejandro Martínez ordenaba cambios en su perímetro para intentar un mayor control sobre los tiradores del Unicaja. Lo cierto es que las modificaciones no dieron ningún resultado defensivo y al final del primer cuarto, entre ambos equipos sumaban 53 puntos, con tres más para el Unicaja, que ganaba por 28-25.

NEDOVIC

El conjunto malagueño había tirado mucho más de tres que de dos en el primer cuarto, todo lo contrario que su rival. En el segundo, como ya ocurrió en Murcia, Plaza situó en cancha un quinteto con tres hombres que pueden considerarse bases (Lafayette, Díaz y Nedovic) y su defensa mejoró bastante. El cuadro sevillano ya no tiraba tantos tiros desde cerca y se vio obligado a lanzar de tres, con poco éxito. Tanto cambio en el desarrollo del juego disparó la ventaja local, con Nedovic en las alturas.

MÁS IGUALDAD

En el tercer cuarto, Plaza puso a Díaz y Nedovic en los dos puestos de atrás y a Omic como pívot. El escolta local seguía por las nubes y Alberto Díaz no se quedaba atrás. El cuadro sevillano no se entregaba y, como ocurrió en los minutos previos al descanso, cuando Nedovic se sentaba intentaba aprovecharlo. Con la ventaja de su equipo por debajo de la decena, Plaza volvió a poner en cancha un quinteto con tres ‘pequeños’. La aportación del juego interior local se limitaba a los tiros libres y el juego del Unicaja seguía basado en sus tiradores exteriores.

ERRORES

Plaza mantuvo a Nedovic en el banquillo al comienzo del último cuarto. Ni el Betis ni el Unicaja funcionaban en ataque. Los fallos se acumulaban en cada posesión y el técnico local volvió a recurrir a Okouo dada la alarmante pasividad de Musli. La lentitud con la que se movía el marcador y el paso de los minutos eran una amenaza para los visitantes, que frente al joven pívot congoleño del Unicaja lo tenían más difícil. Con el retorno de Nedovic y Omic se acabó la oportunidad del equipo sevillano. Como colofón a un fin de temporada regular de película, el debut de Ignacio Rosas, quizás protagonista del futuro del Unicaja.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate