Malaga CF

MIS NOTAS

Ojo a las alturas

Un mes y medio de euforia desatada ha elevado la condición del Unicaja de candidato a la irrelevancia a aspirante a todo. Tras ganar la Eurocup son muchos los que ponen al cuadro malagueño por los aires en cuanto a sus opciones de éxito, por razones poderosas y variadas: su estado de forma, su nivel de confianza, su acierto en el triple, su hambre en una campaña que supone un punto de inflexión en la trayectoria del club o la polivalencia de la plantilla que ha terminado por confirmarse como un acierto. Prestigiosos analistas ven al futuro campeón de Liga por la parte del cuadro del 'play-off' por la que va el Unicaja, pues en ese cruce de caminos coincide también el Real Madrid, favorito casi unánime por todos los encuestados. Es un elogio al Unicaja inesperado apenas algunas semanas atrás, lo que también supone un punto de orgullo y de recompensa a su esfuerzo primaveral, título europeo incluido con la dificultad sabida de las importantes victorias fuera de casa.

Pero ojo con las alturas y las alabanzas gratuitas. Entre otras cosas porque es precisamente por dentro por donde se puede venir todo el proyecto abajo, ya que Musli y Omic no están brillando con la misma intensidad ahora que la de sus compañeros exteriores, y el rival de cuartos tiene poderosas razones interiores para creer en dar la sorpresa en cuartos de final -solo hay que detenerse en sus estadísticas tras la conclusión de la fase regular de la competición para valorar su clasificación-. No podemos olvidar que el triunfo más importante que logró el Unicaja en la primera parte de la temporada fue en Tenerife, donde entonces nadie ganaba y sí lo hizo el cuadro que entrena Joan Plaza. Esa victoria, a la postre, fue fundamental para alcanzar la cuarta plaza y tener el factor cancha a favor, refrendada con la exhibición en el Palacio frente al cuadro insular en un miércoles perdido en el limbo con el conjunto canario más pendiente de su futuro europeo que de su presente casero. Así que no sirve de referencia para evaluar una eliminatoria con más trampas que certezas, así que ojo a las alturas porque ahí es donde manda Fran Vázquez, que este año llega como rival.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate