Diario Sur
Malaga CF

El ‘5’ del Unicaja ya es eterno

Berni, con Carlos Jiménez, Germán Gabriel y su familia, ayer tras el homenaje.
Berni, con Carlos Jiménez, Germán Gabriel y su familia, ayer tras el homenaje. / Álvaro Cabrera
  • El Unicaja retira el dorsal de Berni Rodríguez en un emotivo homenaje al jugador malagueño

La gran mayoría de los aficionados del Unicaja ven a Berni Rodríguez como un jugador familiar, al que han visto prácticamente toda la vida. Los seguidores del equipo malagueño han visto al escolta debutar con el equipo a las órdenes de Maljkovic, le han visto levantar los títulos de la Korac, la Copa del Rey y la Liga y jugar una Final Four. Los más afortunados incluso lo han visto de niño entrenarse en Los Guindos como uno más. En 40 temporadas de historia, es difícil encontrar a una persona que simbolice mejor al Unicaja que Berni. Pese a que su marcha del equipo malagueño levantó ampollas y que después jugó en Murcia y en Sevilla, en Málaga nunca se le ha reprochado nada al ‘eterno capitán’.

Ayer, Berni pasó a ser leyenda del Unicaja y su camiseta con el dorsal ‘5’ ya cuelga para siempre del techo del Palacio de los Deportes. Algo que el club malagueño no ha hecho con ningún otro profesional de su historia. Con casi 8.000 personas en la grada y su familia en primera fila, el Palacio se volvió a rendir a los pies del escolta malagueño. Algunos exjugadores también estuvieron presentes con el hombre que más partidos ha disputado en la historia del Unicaja como protagonista.

El malagueño no pudo evitar emocionarse ante el público.

El malagueño no pudo evitar emocionarse ante el público. / Álvaro Cabrera

Fue en el descanso del partido, aunque desde que el escolta entró en el pabellón fue requerido por los aficionados para saludarlo o hacerse fotos con él. «Estoy muy nervioso, llevo varios días muy nervioso», confesaba el malagueño, que este año ha debutado como director deportivo en el Betis y lo ha hecho con el mal trago del descenso. Primero se proyectó un vídeo en el videomarcador con su trayectoria en el club, al que llegó con 8 años y en el que estuvo hasta los 32. También hubo declaraciones de dos entrenadores claves para el malagueño, Bozidar Maljkovic y Sergio Scariolo, que dejaron sus mensajes para el escolta. Luego fue desplegada una enorme camiseta en el techo del pabellón con su nombre y el número ‘5’. El público malagueño aplaudió entusiasmado y al jugador se le puso un nudo en la garganta. «Yo vengo de Los Guindos; imaginaos lo que significa para mí ver mi camiseta aquí. Vivía allí al lado y mi padre me llevaba a entrenarme... Casi 30 años después estamos aquí. No tengo tiempo en esta vida para agradecer esto», afirmó dirigiéndose al pabellón. Berni agradeció el gesto del club y a todos los compañeros y entrenadores con los que ha trabajado. Su amigo íntimo Germán Gabriel y Carlos Jiménez le dieron una camiseta enmarcada y el presidente, Eduardo García, también le entregó un obsequio al escolta. No se olvidó Berni de las primeras generaciones del Unicaja. «Antes ha habido gente que ha puesto los cimientos de todo esto, los ‘antiguos’ los llama mi padre. Gracias a ellos por empujar por esto. Papá, cogí el cinco por ti. Esa camiseta también es tuya», declaró refiriéndose a Bernardo Rodríguez padre.

Detalle de la banderola con el dorsal 5.

Detalle de la banderola con el dorsal 5. / Álvaro Cabrera

El capitán que se crió en Los Guindos ya es leyenda y el dorsal ‘5’ ya forma parte del Palacio, el templo del Unicaja.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate