Malaga CF

La semifinal, en peligro

Como ha ocurrido en las otras tres eliminatorias, la del Unicaja llegó también al tercer partido. A pesar de ello, la importancia que ha tenido el factor cancha en todos los partidos de 'play-off' jugados hasta ahora es una gran esperanza para el equipo malagueño, que debe mejorar su pobre juego de ataque del primer tiempo de ayer si quiere ganar mañana.

MUCHOS ERRORES

Como ya ocurrió en el partido de Málaga, el equipo tinerfeño empezó dominando, aunque el Unicaja respondió a base de cargar el rebote ofensivo. La defensa local permitía al pívot visitante jugar libremente uno contra uno y en cuanto Musli empezó a aprovecharlo, su equipo se puso por delante. Durante muchos minutos del primer cuarto, los ataques estuvieron por debajo de las defensas, aunque en la recta final, los locales, con acierto exterior y alternando la defensa individual con una zona-press, se fueron ocho puntos por delante. La razón principal de esa ventaja estuvo en los escasos cuatro aciertos del Unicaja en sus quince tiros en juego.

ALTERNATIVAS

En el segundo cuarto, Plaza buscó soluciones al pobre ataque de su equipo dando entrada en su quinteto a Lafayette, pero la hegemonía de la defensa local se mantuvo y al cuadro malagueño le costaba mucho anotar. Afortunadamente, su defensa individual se mantenía firme. El partido era una acumulación de errores por ambas partes, con pérdidas y fallos en los tiros. Ambos técnicos ordenaron el retorno de sus mejores hombres para poner remedio a tan pobre espectáculo. El Unicaja buscó la reacción con Nedovic al mando y sin pívot, pero los locales llegaban con demasiada facilidad hasta debajo del aro visitante y volvieron a tomar el mando. Los pobres 27 puntos del Unicaja en los primeros veinte minutos eran la expresión del dominio de la defensa local.

SIN REMEDIO

Plaza había alternado a once jugadores en la primera mitad, aunque solo Díez había estado a la altura. Tras el descanso, entró de nuevo Omic y Jamar Smith asumía todas las responsabilidades en el ataque de su equipo. Nedovic seguía en el banquillo, porque el escolta estadounidense era el mejor jugador sobre la cancha. Con su equipo 11 puntos por detrás, Plaza hizo una apuesta ofensiva al dar entrada a Nedovic, Musli y Eyenga, pero los suyos tampoco alcanzaron los 20 puntos en el tercer cuarto y el Iberostar Tenerife amplió la ventaja.

REACCIÓN FINAL

En el arranque del último cuarto, Plaza mantuvo su apuesta ofensiva con Nedovic y Fogg en los puestos de atrás, pero su equipo no anotaba. El Unicaja no funcionaba y Plaza nos sorprendió dando entrada a Lafayette y Okouo. Era como si desde el banquillo malagueño se empezará ya a pensar en el partido del domingo. El ataque visitante estaba ya por completo en las manos de Nedovic. Como una fase de firmeza defensiva permitió al Unicaja acercarse, Plaza recurrió de nuevo a Smith y con un quinteto muy pequeño intentó asaltar el partido, pero ya era demasiado tarde.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate