Malaga CF

ZONA TÉCNICA

La afición, de fiesta

Llegados hasta aquí, Plaza sorprendió no sólo a Vidorreta, sino también a nosotros, incluyendo a Lafayette en el quinteto titular. Como en los partidos anteriores, los visitantes volcaban su defensa sobre la línea exterior local y en ataque alargaban las posesiones buscando mejor selección de tiro. El Unicaja hacía llegar el balón a Omic, cerca de la canasta, con más frecuencia de la habitual. En el quinto minuto de juego, el Unicaja ya tenía encima el bonus que castigaba con tiros libres todas sus faltas, pero gracias al tiro exterior mandaba en el marcador, Los visitantes ya utilizaban su zona press 2-2-1.

RITMO

El Unicaja entró en el segundo cuarto con 6 puntos de ventaja, tras una buena aportación de Okouo y diez minutos en los que su rival falló 9 de sus 12 tiros. La dureza de ambas defensas marcaba el partido y el arbitraje. Los tiros de Nedovic empezaban a convertirse en el mejor recurso ofensivo de su equipo. Como la defensa malagueña marcaba en el partido, Vidorreta dio entrada otra vez a Kirksay, que pasó a jugar de &lsquocuatro&rsquo. Como consecuencia de su fortaleza atrás el Unicaja enganchó varios contragolpes, que abrieron una brecha en el marcador que el Tenerife logró atenuar antes del descanso.

MUCHOS ERRORES

El cuadro tinerfeño, que había mejorado al final del segundo cuarto, no mantuvo su línea de recuperación tras el paso por los vestuarios y la defensa del Unicaja seguía mandando en el partido, por más que su ataque pasaba por malos momentos. El marcador se movía muy lentamente, pero el cuadro malagueño mantenía su ventaja. Como el Unicaja solo anotó 4 puntos en más de seis minutos, un par de aciertos del rival parecían un problema. Plaza dio entrada otra vez a Nedovic, que atraía la atracción de la defensa tinerfeña y se quedó sin pívots, lo que ayudó a la recuperación del ataque malagueño.

TIRO EXTERIOR

En el arranque del último cuarto, el cuadro visitante no se rendía. Se situaron en defensa de zonas, por la que Nedovic y Lafayette transitaban a sus anchas, lo que permitió crecer de nuevo la ventaja local. Sin embargo, mediado este periodo los hombres del Unicaja parecían cansados y perdieron fuerza en ambos lados del campo. Plaza volvió a prescindir del pívot, que tuvo que retornar pronto para no perder capacidad de rebote. Como ha ocurrido en los mejores momentos de la temporada, el Unicaja hizo uso de su tiro exterior para desmontar la zona rival y meterse en semifinales.

Volver a ver al Unicaja entre los cuatro mejores de la competición, lo que redondea una temporada de mucho éxito, tras ganar la Eurocup.

Las excesivas brusquedades y los malos modos vividos en el partido de ayer, que no aportan nada a este deporte sobrado ya de emoción.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate