Malaga CF

Con hambre de otra final

Musli, Fogg, Omic y Okouo, ayer en el Palacio de los Deportes.
Musli, Fogg, Omic y Okouo, ayer en el Palacio de los Deportes. / Salvador Salas
  • El Unicaja busca hoy la sorpresa en Madrid en las semifinales de la ACB

Cualquier intento de encontrar datos estadísticos que decanten la balanza hacia el Unicaja en su eliminatoria ante el Real Madrid puede terminar en desesperación. El equipo malagueño es el que tira mejor de tres de la competición y el que mejor pasa. Pero el Real Madrid es el equipo más anotador de la ACB, el que más valoración media tiene por partido, el que mejor rebotea... Ha acabado primero en la Liga regular, tanto en la competición española como en la Euroliga, cuenta con el nombrado mejor jugador del continente (Llull) y también con el mejor joven (Doncic). Además, cuenta con el factor cancha a favor y sólo ha perdido un partido en casa en la Liga española. Más favorito no puede ser.

Pero el Unicaja cuenta con otros factores a favor que no se pueden medir. Su confianza, la dinámica positiva que lleva el conjunto malagueño en los últimos meses y el hambre que tienen los jugadores de seguir ganando partidos y meterse en la final de la Liga ACB. Es el mensaje que quiere transmitir Plaza a sus jugadores y que la plantilla ha asimilado: el Madrid es favorito, pero el Unicaja ha demostrado que puede competir contra cualquiera y tendrá sus opciones en esta serie, que arranca esta noche (20.30 horas, por el canal #0, de Movistar+).

Llegar con opciones al final

«La idea es llegar al último cuarto del último partido con opciones y que la gente esté orgullosa de nosotros. Eso hablaría bien de nuestra perseverancia, aunque ganar por 0-3 no estaría mal», decía ayer Joan Plaza antes de partir hacia Madrid. «Siempre queda alguna sorpresa bajo la almohada, hemos hecho un gran trabajo ante Tenerife, pero no hemos hecho partidos excelentes, tenemos margen de mejora. Creo que podemos hacerlo mejor y la lástima es que la temporada acabe ahora», afirmó Plaza.

La realidad es que el cuadro malagueño tendrá que mostrarse mucho más sólido que contra el Tenerife si quiere apurar sus opciones ante el Madrid en una serie al mejor de cinco partidos. Será clave ganar uno de los dos primeros que se disputarán en la capital española, hoy y el viernes, como destacan los jugadores. «Ganar en Madrid será difícil, pero no tenemos nada que perder, la gente espera que pase el Madrid pero les ganamos en Málaga y estuvimos cerca de hacerlo en Madrid en la primera jornada», aseguraba ayer Dani Díez, con pasado a las órdenes de Pablo Laso.

El Madrid mostró cierta vulnerabilidad en los cuartos de final ante el Andorra, ya que sufrieron más de lo previsto, pero Plaza cree que es algo engañoso: «El Madrid se prepara para ganar la Liga. Con todo el respeto al Andorra, su preparación y mentalidad es llegar bien a la final. No digo que jugaran por debajo de su nivel, pero es probable que las cargas físicas estén preparadas para llegar a tope a la final», aseguró el técnico. «Nosotros tenemos que ser nosotros mismos y estar al máximo nivel, tanto física como mentalmente. Cada pérdida, cada mal tiro nuestro, va ser un puñal», dijo.

Problemas físicos

Precisamente el poderío físico del conjunto blanco es uno de los aspectos que más pueden hacer sufrir al cuadro malagueño. Su juego interior es temible con Ayón, Randolph, Reyes, Hunter o Nocioni. Y los hombres altos del Unicaja llegan algo apagados a la eliminatoria, especialmente Musli. Además, tanto el serbio como Omic y Brooks no están en las mejores condiciones físicas. Musli y Brooks no pudieron entrenarse el lunes por fiebre y Omic tenía ayer una tibia inflamada. Además, Nedovic no se pudo entrenar por molestias en el tobillo:«Cuando Mario Bárbara (fisioterapeuta del club malagueño) me ha mandado varios mensajes sobre la plantilla, casi me echo a llorar», decía ayer el entrenador del Unicaja sobre los problemas físicos de su equipo.

Pese a todo, Pablo Laso, entrenador del Real Madrid, no se fía del equipo malagueño: «Ya se intuía desde el inicio de temporada que iban a estar muy arriba. Son un equipo con mucho talento, con buenos anotadores, muy difíciles de parar en el uno contra uno. Han crecido y tomado confianza en este final de temporada». El primer asalto de esta guerra que se antoja larga será esta noche.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate