Malaga CF

ZONA TÉCNICA

ESCASA CAPACIDAD EN ATAQUE

Aun Real Madrid muy pobre le bastaron los 28 puntos de Llull para imponerse, con demasiada comodidad a pesar de su mal juego, a un Unicaja con poca capacidad de anotación, tras quedarse por debajo del 30 por ciento de acierto en los triples. Una pena que el cuadro malagueño no haya alcanzado la victoria, tras el mal partido de su rival.

BUENA SALIDA

Plaza, consciente de la importancia de tener a todos sus jugadores dispuestos, dio entrada en el quinteto inicial a Lafayette. Llull lo exigió a tope desde la primera jugada. El cuadro madridista adquirió las primeras ventajas gracias a su rebote ofensivo. Los blancos acumularon enseguida muchos errores en ataque y el Unicaja, liderado por Jamar Smith y más acertado en el tiro exterior, abrió hueco en el marcador. La respuesta de los locales consistió en disminuir el riesgo en su juego de ataque y asegurando los tiros colocaron el marcador en equilibrio. Plaza sustituyó a sus tres hombres altos, su equipo se quedó estancado en ataque y dando la impresión de que cuando no entran los triples, tienen serias dificultades para sumar puntos.

REACCIÓN

En el comienzo del segundo cuarto, Plaza dio entrada a Díaz para intentar controlar mejor a Llull y a Nedovic para solucionar las carencias ofensivas de su equipo en la recta final del primer cuarto. Hasta que el serbio no empezó a anotar, su equipo no acertó en el aro rival. Fueron minutos difíciles para el Unicaja, porque su defensa daba demasiadas facilidades al ataque local. En la ofensiva, el juego interior del Unicaja estuvo muchos minutos perdido y su tanteador se movía muy lentamente. Laso le dio un respiro a sus titulares y el Unicaja dominó unos minutos y se acercó en el marcador cuando su defensa mejoró.

DETALLES

El cuadro madridista ganaba sólo por cuatro puntos al descanso y tras la pausa volvió a poner en juego a sus mejores hombres. Plaza metió otra vez a Smith en el puesto de Nedovic y mantuvo en cancha a Díaz y a Eyenga. La defensa del Unicaja mantenía bien las posiciones y enseguida se puso por delante, porque el ataque blanco no funcionaba. El Unicaja alternaba tiros exteriores con movimientos interiores, pero en cuanto permitió que su rival corriera perdió la ventaja. Entraron Lafayette y Nedovic, pero el ataque madridista, buscando por dentro cuando entró Okouo, terminó el tercer cuarto por delante.

LLULL

En el comienzo del último cuarto, el principal problema del Unicaja era el base balear, que dominaba a Lafayette. En el otro lado del campo, Taylor se empleaba a fondo con Nedovic, aunque pronto se cargó de faltas. Entro Rudy y la defensa blanca doblaba el marcaje al serbio siempre que podía. La exuberancia de Llull y las dificultades en ataque del Unicaja permitieron otro tirón blanco. Tuvo que entrar Alberto Díaz para frenar a Llull, lo que descompuso el ataque madridista. Sin embargo, en unas acciones en las que quedaron emparejados Llull y Eyenga, el base madridista certificó la victoria de los suyos, tras un mal partido de ambos equipos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate