Diario Sur
Malaga CF

ZONA TÉCNICA

El Unicaja reactivó a su rival

Tras el primer partido de la serie, todas las esperanzas del Unicaja se centraban en el mal momento por el que parecía atravesar el Real Madrid. Lamentablemente, la escasa actitud defensiva del equipo malagueño, facilitó la recuperación del cuadro blanco, que, especialmente en los primeros veinte minutos, tras anotar 57 puntos, volvió a sentirse como el gran equipo que ha sido en los últimos años. A pesar de ello, la propia naturaleza de esta fase de la competición, en la modalidad de ‘play-off,’ permite esperar la reacción del Unicaja en el partido de mañana.

MUCHOS PUNTOS

Para empezar, Plaza confió la vigilancia de Llull a Alberto Díaz. Los dos equipos se situaron en defensas individuales con los emparejamientos por puestos, que eran los mismos en ambos lados del campo. El marcador se mantuvo igualado mientras el Unicaja fue acertando en el tiro exterior. A los cinco minutos llegó la primera mala noticia para el equipo malagueño con la segunda falta de Alberto. Entró Fogg, y Llull lo celebró de inmediato alternando aciertos desde fuera y cerca del aro. Entró también Nedovic, y Laso confió su vigilancia a Draper, aunque pronto entró Taylor, que parecía destinado a esa misión mientras las faltas se lo permitieran. En la recta final del primer cuarto, los suplentes blancos entraron mejor en juego que los del Unicaja, y los locales abrieron hueco.

SIN DEFENSA

En el comienzo del segundo cuarto, la defensa del Unicaja seguía sin coger la onda al partido. Además, el notable aumento en el ritmo del juego de los locales empezaba a ser una seria amenaza. Plaza ordenó el retorno al campo de Díaz, pero los locales seguían anotando con facilidad, a pesar de que Llull se mantenía descansando. El Unicaja ya no reboteaba en ataque como al principio y su ritmo de anotación era muy pobre. En la otra parte del campo, Carroll resultó imparable para una defensa malagueña blanda, lenta y descolocada.

SIN TENSIÓN

Cuando se llegó al descanso no se sabía qué había hecho más daño en el segundo cuarto, los 30 puntos del Real Madrid o los 10 del Unicaja. Tras la pausa, Plaza puso en cancha a Lafayette junto a Nedovic. El emparejamiento del base estadounidense con Llull no era un buen augurio. La actitud defensiva de los jugadores visitantes no mejoró lo más mínimo. El técnico del Unicaja, desesperado, se quedó con un quinteto sin pívot y su rival situó enseguida su ventaja en los 30 puntos. El partido perdió toda la tensión competitiva y desde los dos banquillos se empezó a pensar, sobre todo, en el partido del domingo.

DESCANSO

En el último cuarto, el único interés del partido era ver cuántos triples conseguiría Carroll. Por primera vez en el encuentro, en medio de la pugna de suplentes, el Unicaja tomó la iniciativa en el juego y su ritmo de anotación era mejor. Fogg buscaba restablecerse tras su ‘incomparecencia’ del primer partido y el descanso de sus principales jugadores se convirtió en el único objetivo de Plaza, aunque para ello tuviera que jugar con dos ‘cincos’ a la vez.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate