Diario Sur
Malaga CF

¡Hay que atraparlos!

Dani Díez y Carroll tratan de hacerse con el balón en una imagen del segundo partido.
Dani Díez y Carroll tratan de hacerse con el balón en una imagen del segundo partido. / ACB
  • El Unicaja está obligado a ganar esta tarde al Real Madrid para seguir con vida en la fase por el título tras el 2-0 encajado en los primeros partidos

No cumplió su objetivo de ganar un partido en la capital de España y ahora todo es más difícil para el Unicaja. Esta tarde (18.30 horas, Movistar+,#0), está obligado a ganar al Real Madrid para evitar cerrar la temporada con un contundente 3-0 en las semifinales de la Liga. No hay marcha atrás. De la ilusión se ha pasado a la obligación por ganar.

Aunque el contundente 101-72 encajado el viernes en Madrid no es precisamente alentador, esto no significa que sea imposible. El Unicaja ya ha demostrado que es capaz de crecerse ante la adversidad. Lo hizo hace dos temporadas, cuando perdió los dos partidos de la semifinal de la liga en Barcelona frente al conjunto azulgrana. Entonces fueron dos derrotas abultadísimas (por 31 y 21 puntos, casi nada), pero llegaron los dos partidos de Málaga y el equipo se transformó para ganar. Todo parecía perdido entonces, como ahora, pero se forzó el quinto partido, que se decidió en un final condicionado por un pésimo arbitraje.

Esta temporada también hay precedentes que invitan al optimismo, como las eliminatorias de la Eurocup, título conquistado pese a tener el factor campo en contra en todas las series, y, en el caso de los duelos ante el Bayern y el Valencia, después de haber perdido el primer partido lejos de Málaga. Es decir, que poder se puede, pero también hay que querer.

La imagen dada por el equipo en el segundo choque contra el Madrid no fue precisamente la de un grupo motivado. El mazazo que recibió fue tan grande, con esa exhibición de Carroll antes del descanso, que dejó muy tocados a los jugadores que dirige Joan Plaza. Tiene mucho trabajo el técnico cajista en estas horas que han pasado desde el final del partido hasta que comience el de esta tarde.

Quizá el gran problema es que el Unicaja tiene delante a un rival difícil de abordar. Es complicado que el Madrid tenga un día malo, o que lo tengan varios de sus jugadores, por reducirlo un poco. Si en el primer partido fue Llull, el viernes el que se salió fue el escolta mormón con sus triples, y eso que en el choque del miércoles no anotó ni un solo punto tras ser perfectamente defendido por Eyenga.

Mano a mano

El Unicaja también ha fracasado en sus dos planteamientos. Primero jugó a defender y casi consigue dar la sorpresa ganando al Madrid, pero no lo consiguió. El viernes cambió de estrategia y aceptó un mano a mano con su rival que sólo en el primer cuarto lo llevó a encajar 27 puntos y un total de 57 al descanso. Así es casi imposible ganar un partido, máxime cuando tu mejor jugador, caso de Nedovic, no es capaz de anotar una canasta en juego hasta el minuto 26.

Así que parece que aquí sólo queda lugar ya para la épica, encomendarse al apoyo del Palacio de los Deportes y pelear hasta el último segundo. También todo parecía perdido aquel 5 de abril en Valencia cuando se perdía por 13 puntos y se acabó ganando la Eurocup. ¿Lo recuerdan?

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate