Okouo y el ‘efecto Alberto Díaz’

Okouo charla con Alberto Díaz y Rosa, en un entrenamiento la semana pasada./Salvador Salas
Okouo charla con Alberto Díaz y Rosa, en un entrenamiento la semana pasada. / Salvador Salas

El pívot congoleño está ante el año de su consolidación en el Unicaja

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

No lo solía admitir en público, pero Viny Okouo no terminó especialmente contento la pasada temporada. Pese a que fue una campaña histórica, en la que el joven jugador pudo vivir de cerca la obtención del título de la Eurocup, el congoleño se quedó con un sabor agridulce. Apenas tuvo minutos en un año que empezó con una magnífica pretemporada, en la que aprovechó la salida de Mbakwe del equipo para dejar algunas actuaciones muy destacadas. Pero después de fichó a Ndiaye y más tarde a Omic y el canterano se quedó sin apenas margen para entrar en la rotación. Terminó jugando 38 partidos (o lo que es lo mismo, no jugó en 23 encuentros), con una media de 6:34 minutos por encuentro, en los que hizo 1,7 de valoración en su primer año como profesional. Cara a esta próxima temporada, incluso se planteó salir cedido para tener minutos fuera de Málaga, algo que el club no valoró.

Tras no jugar mucho la pasada temporada, el canterano espera hacerse un hueco importante en el equipo, como hizo el base malagueño

Pese a que el jugador esperaba mucho más a nivel individual, afronta la nueva campaña con renovadas ilusiones y con el objetivo de ganarse el puesto en la plantilla. Con el ejemplo de Alberto Díaz en mente, Okouo sabe que con trabajo y una pizca de buena suerte puede convencer a Plaza. El base malagueño ya lo hizo cuando no todos confiaban en él en el seno del club de Los Guindos, mientras que Okouo parte de una situación distinta. Las expectativas en torno a él son muy elevadas; tiene un físico privilegiado y un enorme margen de mejora en el aspecto técnico. Sólo tiene 20 años y esta temporada tiene que ser la de su consolidación en la primera plantilla. Aunque sobre el papel Okouo ocupará la ficha número 13, ya dijo Plaza la semana pasada que va a intentar darle más minutos. «Va a tener protagonismo. Quisiera que jugara 15 minutos de media en los partidos que juegue, que no serán todos», dijo el entrenador.

Cupo de formación

El congoleño ocupa plaza de jugador formado localmente –llegó a Málaga a los 15 años–, por lo que tendrá más protagonismo en la ACB, ya que tendrá que ser inscrito en todos los partidos para completar los cuatro ‘cupos’ necesarios (junto a Díez, Díaz y Suárez). En esos cambios que vislumbra Plaza, habrá partidos en los que Shermadini, Musli o Augustine no se vestirán en favor de Okouo. De hecho, a nadie le extrañaría que el joven jugador esté por delante en las rotaciones que Musli, señalado por el entrenador del Unicaja desde el final de la temporada pasada.

Con el draft de la NBAen el horizonte

Okouo ya se inscribió este año para el draft de la NBA, aunque finalmente en el mes de junio retiró su nombre. Es una estrategia habitual en jóvenes internacionales apuntarse antes de su año natural para que su nombre empiece a sonar en Estados Unidos. Al pívot del Unicaja le han visto en directo varios ojeadores de la NBA, aunque es evidente que aún está muy lejos de tener alguna opción de jugar en Estados Unidos. Su año natural para es 2019. Hasta entonces tiene mucho que demostrar.

El jugador no ha desaprovechado el verano. Apenas ha tenido vacaciones y ha trabajado por su cuenta con el preparador físico Diego Vázquez. El entrenador le ha pedido que mejore en defensa, que gane rapidez de piernas para poder salir a defender lejos del aro y Okouo se lo ha tomado como un reto personal. En el club están encantados con él, ya que consideran que puede dar muchas alegrías en los próximos años. Incluso al máximo nivel de Euroliga. Pero todavía tiene que asentarse en el primer equipo. La temporada será larga y tendrá oportunidades. De él depende poder seguir los pasos de Alberto Díaz.

Fotos

Vídeos