ORDEN Y SERENIDAD

MARTÍN URBANO

Es verdad que el partido de ayer tuvo momentos de frialdad, pero no es menos cierto que el Unicaja sabía lo que se jugaba y respondió con una serenidad admirable como indican las escasas siete pérdidas o sus altos porcentajes de acierto en los tiros de dos y también desde la línea de personal. Además, tampoco se volvió loco en el empleo de los triples.

Como es habitual, ambos equipos empezaron ayer con defensas individuales, aunque los emparejamientos eran diferentes en uno y otro lado del campo, ya que Nedovic vigilaba a Pozas, mientras el base malagueño del equipo gallego se emparejaba atrás con McCallum. Los dos equipos buscaban el contragolpe, aunque los locales, más firmes en el rebote y con menos pérdidas, dispusieron de más tiros y se adelantaron en el marcador. En el arranque del segundo cuarto, el cuadro gallego, dirigido por Navarro, daba más sensación de peligro, pero el Unicaja mantenía la serenidad en el juego y la ventaja en el marcador. Aunque los visitantes equilibraron mucho su balance de pérdidas y rebotes ofensivos, cometieron muchas faltas personales y el Unicaja sumó bastante desde la línea de tiros libres.

Después del descanso volvieron al juego los mejores jugadores de ambos equipos, y el Unicaja empleaba mucho más el contraataque, lo que le permitía compensar su escaso acierto exterior. Como el ataque gallego era cada vez peor, Plaza no necesitaba forzar la presencia en cancha de ninguno de sus hombres para consolidar una ventaja que amplió Shermadini cuando sus compañeros se decidieron a darle el balón cerca de la canasta.

Cuando empezó el último cuarto, Nedovic y Augustine habían descanso mucho y su equipo ganaba por 22 puntos. Ya no había partido, si es que lo hubo alguna vez, y el Unicaja alternaba contragolpes con canastas exteriores y acciones de Shermadini bajo el aro. Su defensa era tan intensa como en el primer minuto del encuentro. Y, con la idea de aumentar la diferencia entre puntos a favor y en contra por aquellos de los empates para estar en la Copa, todavía Plaza volvió a meter en cancha a sus mejores hombres otra vez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos