La preparación física, el gran hándicap del Unicaja

El preparador físico del Unicaja, Diego Vázquez, el viernes en la pista auxiliar del Palacio.
El preparador físico del Unicaja, Diego Vázquez, el viernes en la pista auxiliar del Palacio. / Paula Hérvele

Nunca antes afrontó un cambio tan radical como el que se le avecina en la Euroliga y debe preparar una temporada con un mínimo de 30 partidos más

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El título de la Eurocup y el regreso a la Euroliga son las notas más destacadas de la temporada del Unicaja. Pero la satisfacción de volver a estar entre los ‘grandes’ encierra un desafío enorme y desconocido hasta el momento: jugar un mínimo de 30 partidos más. Es el equivalente a disputar dos Ligas con los mismos jugadores. El equipo está advertido tras ver el calvario de lesiones que han sufrido los tres conjuntos españoles que han disputado el torneo (Real Madrid, Baskonia y Barcelona) y cómo han llegado sin fuerzas al final de la temporada. El último ejemplo, el Real Madrid, superado en la final por el Valencia por un claro 1-3.

Los tres equipos españoles que jugaron el máximo torneo continental llegaron sin energía al final de la temporada y sufrieron un calvario de lesiones

Para saber cómo se va a preparar el Unicaja para un carrusel continuo de partidos, SUR conversó con el preparador físico del equipo, Diego Vázquez, que estos días todavía trabaja con algunos jugadores en el Palacio de los Deportes. A pesar de la variación importante que se avecina, es conocido en el mundillo el exigente ritmo de trabajo que caracteriza el sistema de entrenamiento de Joan Plaza, así que habrá que hacerlo compatible con el calendario de 64 partidos, tal y como explica. «Para llegar lo más frescos posible al final de la temporada hay que descansar lo máximo posible entre partidos, viajes y entrenamientos, a la vez que mantener el volumen de trabajo. El nivel de exigencia de nuestro entrenador será el mismo, así que es clave aumentar el trabajo de terapia de recuperación, fisioterapia, baños o hielo, y elevar el trabajo de prevención en la pretemporada. Sé que Plaza seguirá al máximo nivel, ya sea una hora, 45 minutos o media hora», afirma.

La solución más fácil para que el rendimiento del equipo no se resienta es tener más jugadores. El Unicaja no se puede permitir una plantilla con 15 profesionales de primer nivel, así que la apuesta será tener 12 más Okouo y algún otro canterano, y además, emplearlos de forma correcta. «Cuantos más jugadores tengas para poder descansar en Liga o Euroliga, o incluso en el mismo entrenamiento, mejor. El simple hecho de entrenarse menos está suponiendo un descanso y eso es importante teniendo en cuenta la carga de partidos», explica Vázquez, que desde que comenzó la temporada ha estado en contacto con los preparadores físicos del Real Madrid, Barcelona y Baskonia para estar al tanto del trabajo que realizan y cómo lo asimilan sus jugadores.

El Barcelona es el caso más evidente de la dureza que ha representado la Euroliga, pues nueve de sus jugadores cayeron lesionados de cierta consideración y varios tuvieron incluso que pasar por el quirófano, y siempre sin perder de vista que se trataba de la plantilla más veterana de la competición europea, con una media de 29,3 años, y también de la Liga ACB. La del Unicaja era la cuarta más joven, con 26,1 años. En este sentido, las lesiones son un gran lastre para equipos que, como el Unicaja, no tendrán tantos jugadores, y la posibilidad de reemplazarlos por otros llegado el momento. «Para mí es fundamental que el jugador esté sano, tanto para competir como para entrenarse, porque hay que entrenarse siempre al máximo nivel. Aquí no vale con jugar sólo partidos», insiste Vázquez.

No hay milagros

El nivel físico de la Euroliga es superior al de la ACB y también al de la Eurocup. Más músculo y atletas de primer nivel. De ahí la apuesta actual de Plaza por fichajes más atléticos. La alternativa sería potenciar la fuerza del equipo, aunque Diego Vázquez explica que no se puede hacer milagros. «No puedes transformar un jugador en unos meses. Puedes cambiar detalles, que se involucre más y se esfuerce. Al que se fiche es el que tendremos. Si un jugador es incapaz de ir al contacto al máximo esfuerzo, no lo cambiará de un año para otro. Si en la Euroliga necesitas más físico, debes tenerlo en cuenta a la hora de fichar, pero luego también hace falta talento e inteligencia. Sabemos que será un año difícil y tenemos que estar preparados para cada partido y cada entrenamiento».

Otro asunto capital será el mayor número de viajes que tendrá el equipo y cómo se harán. El club fletará vuelos chárter, pero incluso así será una gran carga para los jugadores. «Después de un partido, entre que llegas al hotel y te metes en el avión no te da tiempo para recuperar para el siguiente esfuerzo. Se van sobrecargando y eso acaba en lesiones y afecta el estado físico. Cuando ganamos la Eurocup en Valencia, los aficionados que vinieron con nosotros estaban reventados, y era sólo una hora de avión. Imagínate si vienes de Moscú, que son cinco horas. Tendremos que buscar el descanso de otra manera. Los que tengan más dinero viajarán mejor, pero todos haremos los mismos kilómetros», apuntilla el preparador físico del Unicaja.

Fotos

Vídeos