Printezis, de castigado de Aíto a hombre clave en el Olympiacos

Printezis, con la camiseta del Unicaja/Sur
Printezis, con la camiseta del Unicaja / Sur

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

En la lista de grandes fichajes que terminaron siendo un fiasco (Ralph Sampson, Victor Alexander, McIntyre...) el caso de Printezis tiene un lugar privilegiado. Llegó en julio de 2009 del Olympiacos como uno de los jugadores más interesantes del baloncesto griego y sobre el papel iba a formar una pareja interior temible con Freeland. En algunos partidos mostró su enorme calidad, pero una lesión y su falta de sintonía con Aíto le condenaron en Málaga. El griego fue uno de los grandes castigados del veterano entrenador, que estaba descontento con su aportación defensiva y su «falta de concentración». El ‘caso Printezia’ llegó a enfrentar a Aíto con el propio club y aquello terminó con la rescisión de su contrato previo pago de una considerable cantidad de dinero.

Printezis regresó al Olympiacos y allí su carrera no ha podido ser más exitosa. Fiel escudero de Spanoulis y uno de los referentes del vestuario, su final europea ante el CSKA en 2012, con una canasta en el último segundo, fue memorable. Por si había alguna duda, al año siguiente volvió a ganar la Euroliga con el Olympiacos. A sus 32 años, sigue siendo uno de los hombres más importantes del conjunto griego.

Fotos

Vídeos