Lorena Aranda: «Este es un proyecto para todo el baloncesto femenino de Málaga»

Lorena Aranda, entrenadora del Unicaja femenino, posa en Los Guindos para SUR.
Lorena Aranda, entrenadora del Unicaja femenino, posa en Los Guindos para SUR. / JC

La entrenadora del Unicaja es la cabeza visible del nuevo proyecto del club malagueño, algo que asume con normalidad gracias a su experiencia

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Habla del baloncesto con la seguridad propia de una persona que, a pesar de su juventud, conoce a la perfección el mundo en el que se mueve. Se llama Lorena Aranda. Acostúmbrense a su nombre porque es la entrenadora del Unicaja femenino que debutará de forma oficial en Primera Nacional.

-¿Cómo de complicado ha sido poner en marcha la estructura femenina del Unicaja y hacerlo desde la nada?

-Nos hemos puesto manos a la obra desde el primer momento. Pero no sólo yo, sino todos los compañeros del club. Puede parecer fácil, pero ha sido complejo, porque implica hacer muchas cosas, muchas gestiones y contactar con muchas personas. En el caso del equipo sénior es incluso más complicado, porque el resto de equipos son más de formación y las niñas son de aquí. En el sénior hemos tenido que ver otros aspectos como expedientes universitarios, si las jugadores no son de Málaga y si son capaces de asumir la exigencia de entrenamientos.

-¿Cuáles serán sus funciones y cómo estructurará el día a día de los equipos?

-La gente me pregunta cómo voy a tener tiempo para todo, aunque la realidad es que mi trabajo no va a cambiar mucho respecto a lo que hacía antes en Mijas o Gamarra. Lo único que cambia es que ahora lo tenemos todo aquí (en Los Guindos), lo que lo hace todo más fácil. El club da muchas facilidades porque desde las 17.00 a las 21.00 hago de fisioterapeuta de toda la cantera y de 21.00 a 23.00 ejerzo mis funciones de entrenadora del Primera Nacional.

-Su caso es llamativo, porque, aunque trabajaba para el Unicaja en sus funciones de fisioterapeuta, fuera ejercía como entrenadora, así que ha podido palpar cómo ha sentado el desembarco del club cajista en el baloncesto femenino.

-Fue una cosa que hablé con el presidente cuando me reuní con él. Le expliqué que esto que supuso un boom y algo de lo que todo el mundo hablaba muy bien y lo apoyaba seguramente luego traería críticas y problemas. La razón es que es un proyecto muy llamativo. Habrá niñas que llamarán a nuestra puerta y otras a las que tengamos que llamar nosotros, así que eso genera cierta confusión y malestar en el baloncesto femenino por el simple hecho de que no ha habido un club de referencia. Es cierto que algunas personas se han molestado, pero la situación se ha calmado. Ahora percibo mucho apoyo y nosotros lo agradecemos porque este es un proyecto para todo el baloncesto femenino de Málaga. Es de todos.

-¿Por qué ha habido y hay tantas tiranteces y diferencias entre los diferentes clubes de la provincia en los últimos años? ¿Considera que esto ha sido perjudicial para la propia evolución del baloncesto local?

-Quizá porque nunca ha habido una gran referencia. Aquí, si el Unicaja llama a un niño, sabe que tiene el respaldo del equipo ACB. Sabe que va al Unicaja, donde no hay techo ni el límite que pueden tener otros clubes. En el baloncesto femenino no hay esa referencia y, por lo tanto, hay muchos egos. Siempre se quiere ser primero y tener mejor equipo, por lo que ha sido muy difícil la unión. Nosotros (Gamarra) lo intentamos con el Mijas y Costa Marbella y salió un proyecto bonito y estuvimos a punto de ascender. Pero luego faltan cosas, sobre todo directrices, porque a veces no sabes cómo manejarte en este mundo. El Unicaja sí da esa estabilidad tanto en la directiva como en la parcela económica y en las instalaciones.

-¿Cómo se ha diseñado el equipo de Primera Nacional?

-No ha sido complicado. En el caso del Primera Nacional, el Mijas no iba a salir porque ir hasta allí era mucho trayecto para las jugadoras, que perdían mucho tiempo. Entonces ese equipo iba a salir en El Palo, con un grupo de jugadoras jóvenes, tres o cuatro de Mijas, algunas de EBG y otras de El Palo. Ese mismo proyecto fue el que salió adelante aquí. No hay grandes fichajes.

-¿El sistema de trabajo más profesional y las instalaciones que hay en Los Guindos son lo que puede marcar la diferencia respecto a otros equipos y clubes?

-Sí. Marca mucho la diferencia. Quieras o no, en el baloncesto femenino tú tienes el equipo, lo haces y lo deshaces. Aquí entras en la filosofía del club en la que la entrenadora es una trabajadora y dirige el equipo que le dan. Las decisiones de jugadores y cambios las toma el club. Eso es algo que no sucede en otros equipos.

-Ahora van a ser el Unicaja, el gran rival a batir. ¿Una presión añadida?

-Que somos el rival a batir, sí; presión, ninguna. Las jugadoras están aprendiendo tanto y están disfrutando tanto que no tienen ningún tipo de presión. Tienen ganas de venir, se lo pasan bien y quieren disfrutar. El año pasado en Mijas teníamos más presión. Seremos el rival a batir porque somos el Unicaja, pero somos un equipo normal con ganas de competir.

-¿El objetivo es ascender?

-Sí, pero no de forma inmediata. Este año vamos a ver cómo van las cosas y cómo funciona el grupo, porque vienen jugadoras de Mijas, otras de EBG y algunas de El Palo, además de las júniors. Lucharemos y competiremos por ascender, pero no es el objetivo principal. Queremos aprender para dar el salto que queremos.

-¿Qué tipo de relación tiene con el primer equipo o espera tener?

-Este año no he podido, pero la temporada pasada fui muchas veces a ver los entrenamientos del equipo ACB, porque me gusta aprender y saber cómo y por qué hacen las cosas. Tengo muy buena relación con Ángel Sánchez Cañete. Plaza tiene inquietud por venir a vernos entrenarnos, y eso es algo que me gusta. Igual cuando venga me quedo en la otra esquina nerviosa (risas).

-El suyo es un equipo nuevo, por lo que está deslocalizado. ¿Tendrá aficionados?

-Creo que va a venir gente a vernos. En la misma mañana se podrán ver varios partidos y el grupo que nos ha tocado es atractivo. Serán partidos competidos y bonitos para el espectador.

Fotos

Vídeos