Menos puntos, pero más baloncesto

Ray McCallum, en un partido con los San Antonio Spurs.
Ray McCallum, en un partido con los San Antonio Spurs. / SUR
Quinto cuarto

El Unicaja logra una plantilla que ilusiona para su regreso a la Euroliga

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Es cinco de agosto y, a falta de once días para que comience la pretemporada, el Unicaja ya tiene la plantilla cerrada. Se ha convertido ya en algo habitual en las últimas campañas que el club malagueño sea de los primeros en completar su plantel no sólo ya en la Liga ACB, sino incluso a nivel europeo. La explicación para esta prontitud en los movimientos en el mercado está justificada por un motivo principal: adelantarse a posibles rivales con un potencial económico mayor. Para esto hay que tener claro qué fichar y convencer a los objetivos.

Sin embargo, el verano todavía es largo hasta que a comienzos de agosto arranque la competición, por lo que es previsible que todavía haya alguna variación en la configuración de equipo que ya se da por segura, y el principal señalado es el serbio Dejan Musli.

¿Mejor o peor?

El Unicaja suele ser uno de los grandes animadores del mercado veraniego y es habitual que los aficionados hagan sus particulares quinielas sobre los jugadores que ficharían sin reparar en temas presupuestarios. Siempre surge el debate de si la actual plantilla es mejor o peor que la de la temporada anterior. Para empezar, es obvio que es diferente, al contar con 14 jugadores –Okouo y Soluade serán las fichas trece y catorce–. Se trata de una configuración atípica, pero obligada por la exigencia de un calendario terrorífico como el que tendrá que afrontar en la Liga y la Euroliga. El grupo, sobre el papel, tiene más empaque, con jugadores capaces de generar mucho juego, polivalencia e incluso un punto más de dureza física y defensiva, acorde a lo que se necesita para competir en la Euroliga. Se han sacrificado los puntos de Fogg y Smith en beneficio del baloncesto. Al margen de los fichajes, que siempre lucen mucho, el gran acierto es dar continuidad a un bloque reconocible con Díaz, Suárez, Díez, Brooks, Waczynski y Musli.

Sólo dos bases

Es uno de los aspectos que más llama la atención del nuevo equipo. El Unicaja ha decidido apostar por una plantilla con sólo dos bases, con Soluade como recambio de emergencia. Se confía en el potencial de McCallum, pero lo mejor es que se deja el camino despejado para que Alberto Díaz continúe con su crecimiento. El estadounidense y el malagueño se repartirán los minutos en esta posición. Hay quien considera que son pocos efectivos para abarcar las dos competiciones, pues Salin carece de bote para ejercer de base, y quizá una hipotética salida de Musli podría derivar en un refuerzo para este puesto, pero eso es imaginar demasiado todavía.

Arriesgarse

En las últimas temporadas el Unicaja tuvo un exceso de conservadurismo. Todos los fichajes debían tener experiencia en la ACB o en Europa, y así descartó algunas opciones más que interesantes. La llegada de Ray McCallum rompe esta tendencia y genera una gran expectación entre los aficionados. El fichaje de McCallum sólo se activó tras la ‘fuga’ de Huertas al Baskonia. La realidad es que ha sido el base el que ha elegido jugar en Málaga, pues hace un mes rechazó ofertas de un millón de dólares del Khimki y el Maccabi, cuyos dirigentes se sorprendieron de su llegada al Unicaja. La explicación a esta decisión está en que McCallum quería un destino tranquilo y un equipo rodeado de una buena atmósfera para su primera experiencia en Europa: el Unicaja.

Polivalencia

Las ideas de Joan Plaza sobre la configuración de la plantilla han variado desde que llegó a Málaga, después de su segunda temporada apostó por jugadores que suele calificar como ‘puente’, capaces de jugar en una, dos y hasta tres posiciones. El hombre que cumple este perfil ahora es Dragan Milosavljevic. Días atrás el serbio jugó de alero y de ala-pívot en un partido de preparación de su selección ante un combinado universitario de su país. ‘Gagi’, amigo íntimo de Dejan Musli, es un jugador total, con gran manejo del balón, potencia física para penetrar, buen tiro de tres y notable capacidad de pase. Los técnicos del Unicaja lo ven como pareja de Nedovic en el puesto de dos, precisamente por esa capacidad para generarse sus canastas y hacer jugar al equipo. Hombre experimentado, es previsible que en muy poco tiempo sea uno de las pesos pesados del vestuario.

La Guinda

La contratación de James Augustine ha terminado de redondear un equipo que con su llegada ha ganado en solidez y experiencia. La temporada pasada estuvo cerca de recalar en el Unicaja, pero apareció el CSKA y... Su fichaje se fraguó en 48 horas después de que no recibiese ofertas de su gusto en las últimas semanas. Desde que llegó a la ACB en 2008 para jugar en el Gran Canaria ha evolucionado de ala-pívot a ‘cinco’, pero mantiene su insistencia por el rebote y capacidad de pase. Será el jugador más veterano de la plantilla y al hablar español por estar casado con una valenciana será un nexo perfecto entre estadounidenses y españoles.

Musli

El serbio recibió hace dos días la notificación para presentarse en a la pretemporada del Unicaja. El club siempre ha mantenido que cuenta con Musli, pero su situación será difícil de gestionar después de que Plaza solicitase su salida. Es un caso llamativo, pues fue el mejor jugador del Unicaja hasta el mes de marzo, luego se lesionó y cayó en desgracia para el técnico. No recuperó su nivel y en un mes parecía que ya no servía (entiendan el sentido irónico, por favor). La alternativa ha sido fichar a un jugador como Shermadini, que calcó los números con los que Musli llegó a Málaga el verano pasado, y por los que se le puso por las nubes... Sea como fuere, el Unicaja tiene ahora un juego interior de primerísimo nivel, difícil de igualar con Brooks, Suárez, Augustine, Shermadini, Musli y Okouo. Muchos pívots a los que ahora habrá que ‘dar de comer’ y hacer que tengan protagonismo en el juego del equipo.

Fotos

Vídeos