El regreso de Unicaja a la Euroliga, con sólo dos bases

Alberto Díaz esta próxima campaña tendrá más protagonismo aún
Alberto Díaz esta próxima campaña tendrá más protagonismo aún

A diferencia del año pasado, el Unicaja opta por contar sólo con una pareja de directores de juego, con el fichaje de Huertas y más protagonismo para Díaz

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

El Unicaja tiene la plantilla prácticamente cerrada, a falta de que se cierre de manera definitiva el fichaje de Marcelinho Huertas -que ya conoce la oferta del club malagueño- y de que se incorpore un jugador más para el juego interior, un hombre que pueda jugar de '4' y de '5', atlético y con un marcado componente defensivo. Este es el planteamiento del cuadro de Los Guindos para la temporada de regreso a la Euroliga, seguramente la más exigente que tendrá que afrontar el equipo en los últimos años. Una plantilla de 14 jugadores, con ocho exteriores y seis interiores, entre los que dos de ellos serán los canteranos Okouo y Soluade, que entrarán y saldrán de las convocatorias según las necesidades del cuerpo técnico.

En este planteamiento, una de las principales novedades respecto a la estructura de la pasada temporada es la presencia de sólo dos bases en la primera plantilla. La apuesta para el puesto titular es Marcelinho Huertas, que se ha quedado sin hueco en la NBA y ve con buenos ojos la propuesta del Unicaja de regresar a Europa para tener un papel importante a las órdenes de Plaza, un entrenador con el que coincidió en el Joventut en el inicio de su carrera en España y que por lo tanto conoce bien. Si se termina concretando su fichaje, el brasileño será la pareja de baile de Alberto Díaz, un jugador que la pasada temporada creció de manera espectacular y que esta próxima campaña tendrá más protagonismo aún.

Hay que recordar que el malagueño fue repescado por el Unicaja hace un par de veranos como una apuesta del club y que en principio iba a tener un rol de tercer base. Primero con Markovic y Nedovic -que llegó como sustituto de Granger, aunque después fuera desplazado a su puesto natural, el de escolta- por delante y esta pasada temporada con Lafayette y Fogg también en teoría con más minutos en la rotación. La realidad fue que la apuesta por la veteranía de Lafayette no funcionó y que Fogg tardó en adaptarse a las labores de director de juego que le pedía el entrenador. Díaz dio un paso adelante que resultó clave para su equipo. Era evidente que el primero de ellos no iba a seguir, mientras que el segundo recibió una oferta mareante desde China que le permitió pagar su cláusula de salida y abandonar el equipo malagueño.

Con su marcha, el Unicaja se queda sin esa figura de base anotador, que puede jugar en la posición de escolta, una vez que Nedovic está ya asentado en el puesto de escolta. Huertas será el principal director de juego, con Díaz de refuerzo desde el banquillo, aprendiendo del veterano brasileño y aumentando su cuota de protagonismo.

¿Será suficiente esta pareja para una temporada tan exigente como la de la nueva Euroliga, con más viajes y más partidos? Es la gran duda que genera esta decisión del club y el cuerpo técnico. El canterano Soluade va a regresar a la disciplina cajista tras su cesión en el Burgos de LEB Oro, con la intención de ayudar en el puesto de base. Pero lo normal es que el joven jugador ayude en los entrenamientos y sólo juegue en caso de lesiones. Del resto de los exteriores incorporados este verano, Milosavljevic tiene capacidad para jugar en las tres posiciones exteriores. El serbio incluso jugó en el Alba en algunos momentos de base, pero realmente es un alero que puede jugar de escolta.

A falta de que se cierre la plantilla, quizás se echa de menos un jugador del perfil de Fogg, ya que Salin es un jugador que puede anotar desde lejos pero no tiene una vocación tan anotadora. El conjunto malagueño a día de hoy no tiene espacio en la plantilla para incorporar a ese 'combo-guard' que pueda hacer de base y de escolta. Con los tres fichajes ya confirmados (Shermadini, Salin y Milosavljevic) y los jugadores que siguen de la temporada pasada sólo queda espacio para el base titular y para un jugador interior más que acompañe a Shermadini, Musli, Brooks y Suárez. Otra cosa es que haya alguna salida más de jugadores que tienen contrato, algo poco probable ya que el club no está dispuesto a pagar indemnizaciones y dependería de que llegase algún equipo con una buena oferta que tentase al jugador en cuestión. Hombres como Musli o Waczynski generaron dudas en el cuerpo técnico en la recta final de la pasada temporada. Pero todo hace indicar que cumplirán sus contratos en Málaga.

Fotos

Vídeos