El regreso soñado a la élite europea

El público vibró en el Carpena. / Álvaro Cabrera

El Palacio presentó un gran ambiente y llevó en volandas a su equipo a la victoria en un final de infarto

ENRIQUE MIRANDAMálaga

Parecía un partido más a primera vista, pero había detalles que revelaban que el de ayer en el Palacio era un día especial. Los logos de la Euroliga en la pista, la presencia de aficionados turcos en la grada, la leyenda Obradovic en el banquillo, el pabellón prácticamente lleno... La máxima competición europea estaba de vuelta en Málaga y el Palacio de los Deportes presentó sus mejores galas para recibir al actual campeón europeo, el Fenerbahçe. Cuando hace año y medio el Unicaja se despidió de la Euroliga con una victoria, curiosamente también ante el Fenerbahçe, parecía que al club de Los Guindos le iba a tocar un largo divagar por el desierto de la Eurocup.

Pero no, el título logrado el año pasado en Valencia sirvió para regresar a la élite y el público no se quiso perder ayer el estreno de la competición europea (8.267 espectadores).

Si a todo eso le sumamos la intensidad del partido, el final de infarto y la victoria local por la mínima, el de ayer se puede calificar como el regreso soñado. El público disfrutó de lo lindo en una noche para recordar. Y eso que empezó con una pitada al famoso ‘I feel devotion’, el himno de la competición. Aunque Jordi Bertomeu, el máximo responsable dela Euroliga, no estuvo en el Palacio, la protesta contra la exclusión del equipo malagueño la pasada temporada fue patente.

Después, el partido tuvo todos los ingredientes de un espectáculo de primer nivel. El ‘infierno verde’ acompañó durante todo el partido a los hombres de Plaza, desde el inicio. Hubo un gran recibimiento a Musli, que iba por primera vez convocado por Plaza. La grada tenía ganas de ver al serbio, que el año pasado fue elegido mejor pívot de la Eurocup. Los jugadores del Fenerbahçe sintieron en primera persona toda la presión del Carpena y McCallum no evitó levantar los brazos hacia el público en ese momento de trance anotador que tuvo en el arranque del último cuarto. Lo decía Obradovic en una entrevista con SUR. El Unicaja debe ser uno de los fijos en la Euroliga. Noches como la de ayer sólo hacen darle la razón al entrenador más laureado del baloncesto europeo.

Fotos

Vídeos