Los retos de Casimiro en el Unicaja

Carlos Jiménez, Luis Casimiro y Eduardo García, ayer en las oficinas de Los Guindos./UNICAJA.PHOTOPRESS
Carlos Jiménez, Luis Casimiro y Eduardo García, ayer en las oficinas de Los Guindos. / UNICAJA.PHOTOPRESS

Será presentado hoy como técnico cajista para las dos próximas temporadas

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

A las 11.00 horas arrancará la segunda etapa de Luis Casimiro en el Unicaja. Será presentado como nuevo entrenador para las dos próximas temporadas después de que ayer por la tarde firmase el contrato en las oficinas de Los Guindos. Llega a un equipo necesitado de un impulso, tras el agotamiento en la recta final de la etapa de Joan Plaza. El técnico manchego, de 57 años, tiene mucho trabajo por delante en un verano que se presenta agitado en el club cajista.

Un equipo nuevo

El Unicaja se ha quedado en cuadro en las últimas semanas. El día 30 se confirmarán las salidas de al menos cuatro jugadores, quizá cinco o incluso seis. Se trata de una mala noticia, pues tantos cambios pocas veces traen consecuencias positivas. Se antojan meses complejos en lo que a la planificación y, sin duda, la opinión de Luis Casimiro será clave a la hora de construir una nueva plantilla. Será este un aspecto a seguir de cerca. En las últimas temporadas, de forma especial durante la etapa de Plaza, era el entrenador el que decidía todas las incorporaciones. Habrá que ver qué margen de intervención tiene Casimiro ahora que el director deportivo, Carlos Jiménez, tiene más autonomía.

Otro estilo

Los que hayan visto jugar al Gran Canaria en las dos últimas temporadas saben que ha practicado un buen baloncesto, muy elaborado, pero a la vez fácil. Casimiro, pendiente de las numerosas incorporaciones que deberá realizar, tendrá que optimizar los recursos que tiene en el Unicaja para tratar de imponer su estilo. El equipo malagueño ha basado su juego en las dos últimas campañas en la figura de Nedovic, que no continuará. Llegará un jugador de un perfil similar, aunque siempre sin el talento del serbio. Comentan que le gustan los bases clásicos, que ordenen el equipo, algo de lo que ha carecido el Unicaja desde que se rechazó la continuidad de Stefan Markovic. También el juego entre pívots –ahí también habrá que fichar– y disponer de buenos tiradores, algo de lo que ahora cojea el equipo tras las salidas de Nedovic y las posibles de Waczynski o Salin.

La cantera

La primera etapa de Luis Casimiro en Málaga siempre será recordada porque fue él quien hizo debutar a Alberto Díaz, santo y seña ahora para los aficionados malagueños al baloncesto. En este sentido, el técnico tendrá que decidir qué hace con Okouo, Soluade y Romaric. Los tres no caben en una plantilla más corta. También con Rosa, que ha perdido una temporada entrenándose con el primer equipo, y Morgan Stilma, al que se le va a hacer un contrato y que jugará como sénior en el equipo de la Liga EBA.

Más cercanía

Es lo que menos le costará, porque con 57 años ya no va a cambiar. Cuando Joan Plaza llegó al Unicaja tomó la decisión de aislar al equipo en todos los sentidos. Su carácter tímido contribuyó a ello. Casimiro es el polo opuesto, dentro del rigor que exige un equipo profesional del máximo nivel como es el Unicaja. Sus análisis son claros y sin reflexiones complejas, lo que le facilitará una mejor comunicación con los aficionados, la prensa y todo el entorno del Unicaja.

Más sobre Luis Casimiro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos