EL RITMO, LA CLAVE

MARTÍN URBANO

El Real Madrid y el Unicaja se han encontrado esta temporada en tres ocasiones, siempre con victoria del equipo local, un factor que no estará presente en el partido del jueves. Otro dato que ha tenido mucha importancia en los partidos entre estos dos equipos ha sido el acierto en los tiros triples. Mejores porcentajes en los lanzamientos más lejanos parece también sinónimo de triunfo en estos choques. Sin embargo, por encima de cualquier otra consideración, el ritmo de juego, la transición a partir del rebote defensivo, con la oportunidad de tiros rápidos, tras llegadas a las proximidades del aro rival en superioridad numérica, constituye el aspecto técnico en el que debe centrar su mayor preocupación cualquier equipo que tenga que enfrentarse al Real Madrid. En el apartado defensivo hay que hacer referencia al Edy Tavares, el pívot caboverdiano de 2.20 metros de estatura que ha venido a potenciar considerablemente la fortaleza del equipo blanco debajo de su propio aro, un espacio en el que tras su llegada nadie puede moverse con comodidad cuando se enfrenta al equipo que dirige Pablo Laso. Otros aspectos que dan carácter a su excelente defensa individual son la presión que ejerce Campazzo sobre el base rival, la anticipación a los jugadores sin balón y los constantes cambios de hombre. Para completar esta breve secuencia sobre la defensa madridista hay que hacer referencia a su ajustada defensa zonal, que tantos problemas puede crear a cualquier ataque.

En el plano ofensivo, el cuadro blanco es el equipo más brillante de la competición y el único que supera los noventa puntos de anotación media por partido ( 11 más que el Unicaja), gracias a sus elevados porcentajes de acierto en tiros en juego, tanto de dos como de tres puntos. En el aspecto individual, el joven Luka Doncic es el mayor peligro de un equipo que suma mucho a través de su perímetro, no solo por su excelente tiro exterior y buen movimiento de balón, sino también por las numerosas situaciones de tiro fácil que le proporciona un contraataque legendario al que también se suman sus hombres altos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos