Sin rival

MARTÍN URBANO

Para que un equipo, como le ocurrió ayer al Unicaja, gane por quince puntos fuera de casa, tras fallar 18 de sus 25 triples, tiene que darse la coincidencia de que su rival falle, incluso, mucho más. Así ocurrió y el cuadro malagueño pudo hacer valer su neta superioridad en el rebote y su mejor defensa. El encuentro, en general, fue muy pobre, con un acierto global en los tiros que no llegó ni al 40%, pero el conjunto malagueño dominó siempre en el marcador, no pasó apuros y ganó, que era lo importante. Sin duda, además de la victoria, lo mejor fue la actuación de McCallum, que sigue su 'recuperación', y el buen partido de Salin, un jugador cuya trayectoria en el equipo ha dejado muchas dudas y que ayer fue el mejor hombre del partido.

Para empezar, Plaza puso en cancha a los mismos que en Belgrado. El Movistar Estudiantes, como siempre, situaba en cancha a tres hombres altos con mucha movilidad, que tienen más peligro alternando diferentes posiciones que en el puro juego interior. El arranque malagueño fue muy cómodo, gracias a su acierto en el tiro y también a las pérdidas de los locales. Cuando entró Landesberg, la única amenaza seria del equipo madrileño, el Unicaja ya ganaba por diez puntos de diferencia. Otra noticia agradable fue ver a Okouo en cancha en el primer cuarto. Sin embargo, como el juego de su equipo perdió calidad, Plaza prefirió utilizar a Suárez de teórico 'cinco' cuando llegó la siguiente rotación interior. Los locales aprovecharon la menor estatura del rival para acercarse, Plaza volvió a meter a Okouo y el Estudiantes llegó al descanso con alguna esperanza de victoria.

Tras la pausa el Unicaja seguía sin acertar desde fuera y, como por dentro no había energía, llegó a situarse al nivel de su adversario. Ambos equipos rivalizaban en errores, como indica el parcial 14-12 del tercer periodo. Los cuatro primeros ataques locales del último cuarto fueron otras tantas pérdidas, lo que ahorró sufrimiento al equipo malagueño y facilitó a Plaza el plan de descanso que ayer, según dijeron, necesitaba Augustine.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos